Combatir el Astigmatismo. Correcion Ocular y Visual

El astigmatismo se produce cuando los rayos incidentes que proceden de un punto del espacio-objeto forman un ángulo apreciable con el eje óptico del sistema. Es debido a que, para los puntos de un objeto situados fuera del eje, la distancia focal del sistema presenta diversos valores; la superficie de onda incidente que parte de un punto del objeto, una vez atravesado el sistema, deja de ser esférica y sus normales, que constituyen los rayos emergentes, no convergen en un punto único.


Los espejos parabólicos, aunque carecen de aberración de esfericidad, poseen diferencias astigmáticas considerables, lo que limita su uso a los instrumentos de pequeño campo (telescopios, proyectores). En Las lentes delgadas el astigmatismo es proporcional a la distancia focal; utilizando sistemas ópticos que la varíen se consigue eliminar la aberración.

El astigmatismo se debe generalmente a una alteración congénita en la curvatura de la cómea, aunque también dicha alteración puede ser adquirida (inflamaciones, traumatismo, etc.). Más raramente es consecuencia de un defecto de curvatura del cristalino (astigmatismo lenticular). Se califica de regular o de astigmatismo propiamente dicho aquel en que el grado de refracción es igual en un mismo meridiano del ojo, pero varía de un meridiano a otro de tal modo que existe un meridiano con una refracción máxima y otro (perpendicular al anterior) con una refracción mínima; estos dos meridianos se denominan principales y entre ellos existe una serie de meridianos con poder de refracción intermedio.

En el astigmatismo irregular hay una diferencia de refracción no sólo en distintos meridianos, sino también en diferentes partes de un mismo meridiano (normalmente hay un cierto grado de astigmatismo irregular al que se debe que no veamos los astros redondeados, sino como puntos estrellados). Si uno de los meridianos principales es emétrope y el otro amétrope ,(miope o hipermétrope) se habla de astigmatismo simple (miópico o hipermetrópico); por el contrario, en el llamado astigmatismo compuesto los dos meridianos principales son hipermétropes o miopes, pero en distinto grado, y en el astigmatismo mixto un meridiano principal es miope y el otro hipermétrope.

En el ojo normal existe un grado muy ligero de astigmatismo, ya que la curvatura del meridiano vertical de la cómea es algo mayor que la del horizontal; la mayoría de astigmatismos pueden ser considerados como resultantes de una acentuación del astigmatismo fisiológico, por lo que se denominan astigmatismos según la regla; pero en ocasiones la relación entre ambas curvaturas es inversa a la fisiológica: son los llamados astigmatismos contra la regla.

En el ojo emétrope los rayos paralelos son refractados por una superficie aproximadamente esférica, forman un cono circular y se enfocan en un punto; en el ojo astigmático el enfoque es distinto para los rayos que pasan por distintos meridianos y la consecuencia es que las líneas paralelas al meridiano amétrope son vistas nítidamente y las líneas perpendiculares al mismo (paralelas al meridiano emétrope) se ven con poca nitidez; por ello en la exploración del astigmatismo se utilizan la esfera astigmática (o abanico astigmático), en la que hay una serie de radios numerados como un reloj, y un disco con una hendidura estrecha (también radial que se hace girar delante del ojo del que se desean hallar los meridianos principales y el error de refracción de los mismos (este error se debe determinar mediante la colocación sucesiva de lentes cóncavas y convexas en la ranura).

El astigmatismo se manifiesta subjetivamente por una disminución de la agudeza visual, tanto para la visión próxima como para la lejana, y por una astenopía acentuada. El astigmatismo regular se corrige con gafas que deben usarse constantemente y cuyos cristales son lentes cilíndricas con su eje perpendicular al meridiano amétrope; de este modo la curvatura del cilindro corresponde a este meridiano. La corrección del astigmatismo irregular es más problemática.