Combatir el Glaucoma, prevenir. Sintomas enfermedad.

El Glaucoma es el término que designa varias enfermedades caracterizadas por un aumento de la presión intraocular, que produce con el tiempo atrofia de la retina y del nervio óptico, con los consiguientes trastornos visuales.

El glaucoma puede ser congénito o adquirido, y éste último secundario a un proceso ocular, o primitivo; la forma más frecuente de glaucoma es la primitiva, en que el único trastorno demostrable es un aumento de la presión intraocular. Tanto la clínica como la evolución varían mucho según se trate de un glaucoma de ángulo cerrado o abierto (denominado también este último glaucoma simple).

En el primer caso se caracteriza por una disminución rápida de la visión, con dolor intenso en el ojo y cefalalgias, que pueden provocar náuseas y vómitos. Los párpados se hinchan y la conjuntiva se vuelve edematosa. Aparece una banda periquerática de color rojo oscuro, mientras que la pupila queda inmovilizada.

Después de un periodo de calma se producen otros ataques, que van reduciendo progresivamente la visión. Al cabo de un tiempo se produce una excavación en la papila, el nervio óptico se atrofia y palidece, hasta que finalmente aparece la ceguera.

El glaucoma simple es de evolución más lenta y no se producen ataques congestivos ni de dolor.