Alopecia, Calvicie. Por qué se cae el pelo

La alopecia es una perdida general o local del cabello. Las alopecias se clasifican según su mecanismo causal en cicatrizales que son las que se presentan después de cualquier reacción cicatrizal profunda del cuero cabelludo, como pueden ser quemaduras, radiodermitis, lupus eritematoso, etc, en hereditarias, de curso irreversible, muy frecuentes entre los hombres jóvenes o de mediana edad y cuya causa es poco conocida y areatas, de pronostico benigno, caracterizadas por presentarse en zonas mas o menos circulares (Placas alopécicas) y producidads por diversas causas, entre ellas emociones, transtornos endocrinos, intoxicaciones, etc.
Además, determinados procesos infecciosos y, en especial, aquellos que cursan con gran debilitamiento y fiebre elevada pueden acompañarse con perdida de cabello.
Su tratamiento dermatológico, casi siempre va acompañado de lociones, píldoras, pomadas, etc. algunos de estos tratamientos es de dudosa efectividad.


Casi la mitad de las mujeres lo sufren en mayor o menor grado, pero la alopecia es la gran olvidada. Conocerla es el primer paso para combatirla.

Se calcula que alrededor del 50% de las mujeres padecen calvicie o alopecia en algún período de su vida, en menor o mayor grado. ¿Las causas? Según la Sociedad Española de Medicina Antienvejecimiento y Longevidad, la alopecia originariamente se deben a factores hormonales y genéticos, a veces provocado por el abusivo uso de dietas radicales, los embarazos y partos, o por situaciones de estrés o la falta de sueño.

¿Cuando es un problema? Es normal que cada día se nos caigan entre 70 y 120 cabellos. Si se pasa de esta cantidad  se puede comenzar a pensar que tenemos un problema. En estos casos es conveniente acudir al dermatólogo.

El patrón de alopecia femenino es diferente al del hombre. En la mujer, la caída del pelo es progresiva e imprecisa, y se pierde principalmente el pelo de la frente y las patillas, y algunas veces también en la coronilla, y nunca llega a causar una alopecia total sino que evoluciona acortando la longitud y la espesura del cabello.

¿Cuándo surge? Los dos centros de mayor incidencia están en la juventud de forma precoz y otro entre las edades comprendidas de los 30 a los 50 años. No obstante, si en  el hombre está más o menos aceptado socialmente, para las mujeres es, por este orden acomplejante, es preocupante y es alarmante.

Existen decenas de situaciones por las que se produce la alopecia, y muchos nombres para denominarlas (de presión, para enfermos en cama largos períodos de tiempo; neurótica, la de los enfermos nerviosos; el posparto; la seborreica. vinculada a un exceso de grasa en el cuero cabelludo y dermatitis seborreica; tóxica, que es causada por fiebres altas; traumática, producto de tirones o agentes químicos destructores de los folículos...) aunque lo cierto es que en mas del 90% de los casos el factor que desencadena la calvicie suele ser de tipo genético u hormonal y el resto lo causa principalmente dietas inapropiadas (principalmente pobres en proteínas), el estrés y algunos problemas de la piel (infecciones, inflamación,  quemaduras...).

¿Por qué se cae el cabello? El cabello se cae a causa de que el colágeno que envuelve la raíz de su folículo piloso, en vez de ser suave y dócil, se vuelve rígido por la acción de una enzima. Las vitaminas B3, la B6 y también la pro-vitamina B5, son las encargadas de combatir esta rigidez, dando estimulo a la actividad de la raíz y vigorizando la fibra capilar.

¿Calidad o cantidad? Hay que explicar que caída de cabello no significa forzosamente alopecia. Tiene un ciclo vital en el cual crece y se cae, pero se restituye por otro nuevo que terminará teniendo las mismas características que el pelo caído, por lo que, el problema viene dado cuando hay una discordancia entre el cabello que cae y el que nace, o bien cuando el nuevo no tiene la misma calidad que el que se ha caído.

¿Cuáles son las opciones? Según el tipo de alopecia existen distintas alternativas terapéuticas. En el caso de la alopecia androgenética, (la más usual), se están estudiando algunas opciones, aun no comercializadas o todavía no autorizadas por la FDA, tal es el caso del Dutasteride, un medicamento muy parecido a la propecia, que bloquea la enzima 5 alfa reductasa y es la responsable de la caída del pelo.

Las alopecia en las mujeres suele tener repercusiones psico-emocionales más acusadas que en el hombre. De hecho, en varios estudios ha quedado demostrado que en las pacientes que padecen cáncer el primer factor restrictivo a la hora de repetir las sesiones de quimioterapia es la alopecia. El hecho de estar sin  pelo y tener que ir cubiertas con un pañuelo en la cabeza, representa un estigma social.

Productos anticaída, ¿un timo? Hace poco tiempo la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denunció la prolífica gama de productos para tratamientos anti caída que aseguran ser efectivos contra la alopecia androgénica. En opinión de la OCU, tanto la amplia gama de lociones, champús y ampollas son fórmulas sin ninguna eficacia que no han demostrado de manera rigurosa una acción anti- caída.

Los champús y lociones, dependiendo de su composición, pueden contribuir a controlar algunas patologías de carácter leve del cuero cabelludo, como la seborrea o la caspa, pero de ninguna manera frenan la caída o contribuyen al crecimiento del pelo, por ello la denominación de champú anticaída solo es un reclamo comercial.


En cualquier caso siempre es aconsejable el control médico. Acudir a un especialista siempre es la mejor opción para recibir un adecuado tratamiento acorde con nuestra especial característica.