Combatir la Obesidad, perder peso. Regimen y Dieta

La obesidad es la manifestación de un trastorno de la nutrición, y en particular del desajuste entre la cantidad de energía aportada al organismo y la que éste consume.


Existen dos tipos principales de obesidad: la idiopática o constitucional y la sintomática. Esta última se divide, a su vez, en exógena, por sobrealimentación o sedentarismo, y en endógena, debida a trastornos hormonales, como ocurre en el síndrome de Cushing, el hipogenitalismo, etc.

La obesidad es causa de graves inconvenientes para el organismo, sobre todo trastornos  circulatorios y metabólicos (cardiopatías, hipertensión, arteriosclerosis, diabetes, gota, litiasis biliar, etc.).

Se ha comprobado estadísticamente en los obesos un acortamiento de la duración media de la vida, a partir de los 35 años.

La terapéutica de la obesidad es de carácter etiológico, fundamentalmente dietético, y el régimen hipocalórico que se instaura se acompaña además de un marcado incremento de la actividad física. A veces pueden ser útiles medicamentos anorexiantes.

Desde un punto de vista médico, se considera obesa aquella persona cuyo peso es superior por lo menos en un 15 % al normal para su talla.