Amigdalitis. Inlamacion de las Amigdalas

La Amigdalitis es una inflamación de las amígdalas. Las manifestaciones clínicas dependientes de la inflamación de las amígdalas y, en general, del tejido linforreticular de la faringe son, en sus rasgos fundamentales, muy semejantes.

No obstante, la inflamación amigdalar se traduce clínicamente por un signo que ha caracterizado y dado nombre a estos procesos, la angina, o sea, la sensación de estrechez que experimenta el enfermo al tragar saliva o alimentos.

Los distintos tipos de amigdalitis se han clasificado de muy diversos modos: según su anatomía patológica (catarral, pultácea, necrótica, flemonosa, membranosa), su curso (aguda, crónica) y su etiología (estreptocócica, vírica, de asociación específica).

Normalmente la amigdalitis es una afección trivial, muy frecuente (cada año 1 persona de cada 7 padece amigdalitis) y en la que los estreptococos del grupo A desempeñan un papel casi exclusivo.

Las formas graves son debidas a que los gérmenes infectantes son especialmente virulentos (Corynebacterium difteriae, diversas asociaciones bacterianas) o bien a una evolución anatomopatológica desfavorable (formación de abscesos, flemones, etc.).

Por otro lado, la amigdalitis puede ser la causa determinante de diversas enfermedades (escarlatina, sarampión, tifoidea, etc.).

Su tratamiento consiste en farmacopea, a veces reposo por el malestar que causa.