Ataxia perférica, central y mixta

La ATAXIA,  es un trastorno de la movilidad consistente en la incapacidad de coordinar los movimientos fundamentales que integran un acto. Constituye una incoordinación de las reacciones emotivas, que da lugar, por ejemplo, a que un sujeto llore en circunstancias jocosas o ría ante la muerte de un ser querido. Se observa especialmente en algunas psicosis esquizofrénicas y en las demencias seniles. Existen tres grupos de ataxia, según donde radique la lesión causal: periférica, central y mixta.

La ataxia periférica se debe a lesiones en los nervios periféricos o en las raíces posteriores, lesiones., que impiden que los estímulos propioceptivos alcancen el neuroeje.

En la ataxia central las lesiones se hallan en distintos puntos del sistema nervioso central; así existen la medular, la cerebelosa, la laberíntica, la talámica y la cortical. Cuando es la médula la que se halla afectada, la ataxia se llama medular, y se debe a que los estímulos propioceptivos no pueden ser conducidos a los centros superiores de la coordinación motora; son ataxias medulares la tabética y la de la enfermedad de Friedreich.

La tabética se presenta al perderse la sensibilidad postural e interrumpirse las vías aferentes que regulan la postura y el movimiento; es una ataxia estática (se presenta durante el reposo) y dinámica (se manifiesta al realizar un movimiento voluntario), y se afectan especialmente los movimientos de los miembros inferiores. La de la enfermedad de Friedreich es una ataxia familiar y hereditaria en la que al hallarse afectados los haces piramidales y espino-cerebelosos dorsales y las células de la columna de Clarke, se presentan, además de ataxia (en especial de los miembros inferiores), manifestaciones dependientes de una lesión en los fascículos piramidales, pérdida de los reflejos profundos y trastornos de la sensibilidad.

La ataxia es cerebelosa cuando se afectan el cerebelo, las vías aferentes y eferentes del sistema cerebeloso y las vías cortico-cerebelosas; se caracteriza por una serie de síntomas típicos de cualquier lesión cerebelosa (asinergia, dismetría, adiadococinesia, temblores, etc.). La ataxia laberíntica es secundaria a lesiones de los núcleos vestibulares y de las vías laberínticas; se manifiesta cuando el enfermo ha permanecido un rato de pie, y aumenta al cerrar los ojos (el paciente cae hacia un lado, siempre hacia el mismo). Si las lesiones residen en el tálamo óptico la ataxia es talámica, y será cortical si afectan la corteza cerebral a nivel de los lóbulos temporal, frontal o parietal.

Las ataxias mixtas, que presentan componentes de las periféricas y de las centrales, se presentan en determinadas enfermedades (esclerosis en placas, neuritis hipertrófica, etc.). Son también ataxias mixtas la ataxia aguda de Leyden (ataxia cerebelosa acompañada de un cuadro infeccioso) y la paraplejia atóxica de Gomers.