Anfetamina Causas y Efectos

La anfetamina es un fármaco simpaticomimético derivado de la fenilisopropilamina, de formula química  -CH2 -*CHNH2-CH2

La anfetamina es un líquido incoloro de olor suave y característico, volátil, de sabor acre, poco soluble en agua y fácilmente soluble en alcohol.

Posee efectos farmacológicos sobre el sistema nervioso central., el sistema cardiovascular y el metabolismo.

Sobre el sistema nervioso central actúa como estimulante, acción que predomina a nivel de la corteza cerebral; en los animales produce inquietud, aumento de la actividad motora, insomnio, etc. en el hombre, euforia, disminución del sueño reducción de la sensación subjetiva de fatiga (sin que ello suponga evitar la necesidad de reposo por parte del organismo), incremento de la capacidad de realizar cualquier trabajo intelectual (aunque los errores no disminuyen), etc,.

En el sistema cardiovascular produce hipertensión en los animales, y extrasístoles acompañadas de taquicardia en los hombres y animales. Además ocasiona efectos anoréxicos por acción central (el peso corporal disminuye más por el menor aporte alimentario que recibe el paciente al tener menos apetito, que porque hayan aumentado los gastos metabólicos debido al incremento que sufre la actividad motora).

El empleo continuado de anfetaminas puede producir tolerancia a ellas; en tales casos, si quieren conseguirse los mismos efectos, debe aumentarse la dosis, con el consiguiente riesgo de intoxicación.

La dosis toxica es variable y sus efectos consisten en trastornos nerviosos, (inquietud, temblores, irritabilidad, insomnio, tendencias homicidas), manifestaciones gastrointestinales, (anorexia, perdida de peso, náuseas) y trastornos cardiovasculares (hipertensión, palpitaciones).

La intoxicación aguda se manifiesta en la clínica por estado de coma debido a un colapso circulatorio o a parálisis respiratoria.

Desde el punto de vista terapéutico, las anfetaminas se hallan indicadas en neurosis y psicosis que cursan con depresión, en individuos afectos de narcolepsia y en sujetos obesos.

Estos fármacos deben tomarse siempre bajo vigilancia médica y están contraindicados en casos de hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca  arterioesclerosis, estados de excitación e hipertiroides.