Eyaculación Precoz Causas Tratamiento

Se conoce por eyaculación precoz la eyaculación del hombre antes o inminentemente después de la penetración. Esta circunstancia se considera una disfunción sexual en función de la pareja, es decir, cuando el individuo eyacula antes de que la mujer esté satisfecha, porque es exactamente la satisfacción de la pareja lo que revelará el grado del problema. A un hombre, si se masturba, no le provoca una falta de satisfacción la prontitud de la eyaculación. La reiteración de unas relaciones que no son placenteras empeora el problema porque crea una gran ansiedad y frustración. En los casos en que la eyaculación precoz imposibilita la penetración es también causante de esterilidad; es el caso de la eyaculación llamada "ante portas".

Causas
La eyaculacion precoz no es debida ninguna causa física y suele ser frecuente en los jóvenes y adolescentes por la ansiedad que les produce no sentirse seguros ante la relación sexual y el aprendizaje que conlleva conocer a la pareja. A la edad adulta el problema permanece y, en muchos casos, crea un problema de falta de realización sexual de la pareja. Realmente, es una disfunción sexual masculina que con más frecuencia se da entre los hombres jóvenes. En los casos en qué la anticipación de la eyaculación es sobrevenida, o sea, que no se arrastra desde la adolescencia, hay que investigar alguna causa física, como por ejemplo, la inflamación de la próstata, o algunas las lesiones medulares o una alteración del sistema nervioso.

Tipología
Hay que diferenciar entre eyaculación precoz primaria, que es cuando la disfunción sexual viene de la adolescencia y ha continuado siempre así, y eyaculación precoz secundaria, es decir, que surge en la edad adulta después de muchos años de vida sexual normal.

Tratamiento
El grado de éxito en el tratamiento de la eyaculación precoz acostumbra a ser de  un 85  al  95 por ciento. Normalmente, la eyaculación precoz primaria se resuelve con sexoterapia,  técnica que enseña a retrasar la eyaculación partiendo de unas sesiones introducidas por el matrimonio Willian Master y Virginia Johnson y las posteriores adaptaciones que de estas técnicas hizo Seamans, y que se describen con un proceso de parada-arranque  en el cual el hombre, ayudado por la mujer, aprende a descubrir la impresión de eyaculación inminente y la traba entonces. 

Durante este proceso es aconsejable que la pareja no haga el coito y de esta forma el hombre no sufre la ansiedad anticipatoria. También se puede completar con un tratamiento a base de medicamentos, en especial la dapoxetina, sin dejar, no obstante, la sexoterapia, en ningún caso.

Algunas veces, pocas, es necesario pasar a la cirugía, que consiste básicamente en una neurotomía parcial de las ramas laterales del nervio dorsal del pene. Cuando la herida ha cicatrizado, habrá que volver a la sexoterapia normal.

Cada vez es más corriente que las parejas requieran ayuda para solucionar la situación de la eyaculación precoz, puesto que es un problema social que la pareja debe resolver para poder unas buenas relaciones intimas satisfactorias.