Fibromialgia de la Mujer Causas Tratamiento

Se caracteriza la fibromialgia por ser un  síndrome clínico de dolor crónico extendido por todo el cuerpo, predominantemente en los músculos y en la espalda y con presencia de una extremada y amplia sensibilidad local a la presión en múltiples zonas.

La fibromialgia es una enfermedad especialmente frecuente en las mujeres (el 4,2% de las mujeres la padecen,  frente a un 0,2% de los hombres, así pues, se puede considerar una enfermedad mas propia de la mujer), y generalmente va  acompañada de cansancio, trastornos del estado de ánimo y del sueño y de síntomas digestivos y  fuertes dolores de cabeza, entre otros.

La fibromialgia puede afectar de forma especial a la calidad de vida de las personas que la padecen y tener un significativo impacto personal, familiar, social y laboral. Aunque se está investigando en los últimos años más a fondo esta enfermedad, aún quedan muchas incógnitas por descubrir sobre sus causas y los componentes que influyen en su desarrollo.

Causas

No se sabe a ciencia cierta la causa de la fibromialgia. Este síndrome lleva consigo la alteración de los mecanismos neurálgicos que controlan la sensación de dolor, de tal manera que su percepción aumenta e incluso surge con estímulos que en otras personas rara vez provocarían dolor.
Se ha comprobado que determinadas circunstancias o experiencias traumáticas  o negativas pueden desencadenar la fibromialgia, y que personas que padecen otras enfermedades, como es la artritis crónica o padecimientos del tejido conectivo, muestran fibromialgia con más asiduidad que el resto de la población.

Síntomas

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor generalizado en todo el cuerpo, principalmente en la zona de la espalda y en las extremidades (brazos y piernas), y que puede apreciarse como un ardor, una molestia o pinchazos. En contraste con el resto de enfermedades reumáticas, no muestra deformidad ni signos inflamatorios en las zonas afectadas por el dolor.
Además de dolor generalizado en todo el cuerpo y de cansancio, que pueden cambiar de intensidad y presentar una cadencia oscilante, otros síntomas habituales son:
  • Trastornos del sueño (dificultades al dormir y cansancio al despertar)
  • Trastornos del ánimo (depresión, , ansiedad, tristeza)
  • Dolor de cabeza
  • Hormigueo en manos manos y pies
  • Trastornos digestivos
  • Dificultad para la concentración
  • Rigidez (en especial después de estar mucho tiempo en la misma posición)
El pronóstico es variable puesto que los síntomas suelen cambiar con el paso del tiempo y una parte considerable de casos mejora de forma espontánea con el transcurso de los años. Ciertos factores tales como los esfuerzos físicos, el cambio climático, el estrés y la ansiedad,  y las etapas premenstruales o menopáusicas pueden agravar y agudizar los síntomas.

Diagnóstico

Si se sufre un dolor general o un cansancio intenso sin una razón aparente y los síntomas son constantes, hay que dirigirse al médico para que haga una valoración.
El diagnóstico es esencialmente clínico, que lo debe hacer un  profesional médico basándose en los síntomas y en la exploración física del paciente. Para ello, el especialista debe explorar los puntos dolorosos presionándolos con el dedo, con una fuerza especifica, para comprobar si se desencadena o no el dolor.
Las exploraciones adicionales, que pueden ser  pruebas de laboratorio o exploraciones básicas de imagen, sirven para suprimir otros procesos que puedan dar síntomas similares.

Tratamiento

No hay aún un tratamiento específico capaz de curar la fibromialgia. De momento, su objetivo consiste en mejorar los síntomas de esta enfermedad, para poder dar al paciente la posibilidad de disfrutar de una calidad de vida mejor, con el menor numero de limitaciones posibles para las actividades cotidianas del paciente.

El tratamiento dependerá del diagnostico y la buena información, que podrá ir acompañado de:
  • Fármacos (analgésicos, antidepresivos, relajantes musculares)
  • Ejercicio físico
  • Técnicas de relajación
  • Apoyo psicológico (si fuera necesario)

Estas medidas preventivas pueden ayudar a la mayoría de los pacientes, no obstante, la respuesta particular de cada persona a los tratamientos es muy variable.