Ebola Transmision Diagnostico Prevención

¿Que es el Ebola?. El virus del Ebola produce en el ser humano la enfermedad equivalente a lo que antes se conocía como la fiebre hemorrágica del Ebola.
Los brotes de enfermedad causada por el virus del Ebola (EVE) tienen una tasa de mortalidad que puede llegar hasta el 89%.
Los brotes del Ebola se originan principalmente en aldeas y poblados remotos del África occidental y central, al lado de la selva tropical.
El virus se trasmite a los humanos por animales salvajes y se generaliza en la población humana transmitido de persona a persona.
Se cree que los huéspedes del virus son los murciélagos frugívoros pertenecientes a la familia Pteropodidae.
No existe ningún tratamiento específico ni vacuna para los humanos ni los animales.
El virus del Ebola causa en la persona la EVE, cuya tasa de mortalidad puede llegar a más del 80%.

El virus fue detectado por primera vez en 1976 en dos brotes simultáneos acaecidos en Nzara en Sudán, y en Yambuku, en la República Democrática del Congo. Da nombre al virus el rio Ebola situado cerca de la aldea donde se produjo el segundo brote.

Transmisión

El virus del Ebola se implanta en los seres humanos por contacto directo con órganos, sangre, secreciones u otros materiales o liquidos corporales de los animales infectados. En África están documentados casos de infección causados por manipulación de animales como chimpancés, monos, murciélagos frugívoros, puercoespín y antílopes infectados que se habían hallado en la selva muertos o enfermos.

Consecutivamente, el virus se propaga en la colectividad por la transmisión de persona a persona, por el contacto directo (mediante las membranas mucosas), con órganos, secreciones, sangre, u otros líquidos de humanos infectados, o también por el contacto indirecto con materias contaminadas por estos líquidos.

Las inhumaciones en las que los integrantes tienen contacto directo con el cadáver, pueden ser también causa de la transmisión. Los hombres pueden transmitir el virus por el semen incluso siete semanas posteriores a la recuperación clínica.

Las infecciones del personal sanitario que han tratado a pacientes con Ebola, ha sido usual cuando ha habido contacto directo con el enfermo y no se han observado rigurosamente las cautelas para el control de la infección.

Síntomas y signos

El Ebola es una enfermedad vírica aguda grave que se caracteriza por la aparición brusca de fiebre, dolores musculares y debilidad intensa, agudos dolores de cabeza y de garganta, que va seguido de diarrea, vómitos, erupciones cutáneas, disfunción hepática y renal y, algunas veces, hemorragias internas y externas.

Los pacientes son contagiosos de la infección mientras tanto el virus tenga presencia en la sangre y las secreciones.

El periodo de incubación en el correspondiente intervalo que va desde la infección hasta la aparición de los síntomas puede oscilar entre los dos y veintiún días.

Diagnóstico

Antes de implantar un diagnóstico del Ebola se tiene que descartar cualquier otra enfermedad como: el paludismo, el cólera, la fiebre tifoidea, la leptospirosis, la shigelosis,  la peste, las rickettsiosis, la meningitis, la hepatitis, la fiebre recurrente, y otras fiebres hemorrágicas víricas.

Las infecciones causadas por el virus del Ebola solo pueden diagnosticarse concluyentemente mediante las distintas pruebas de laboratorio, como son:

Prueba de inmuno adsorción enzimática (ELISA).
Prueba de seroneutralización.
Aislamiento del virus mediante cultivo celular.
Pruebas de detección de antígenos.
Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa (RT-PCR);

Las muestras de los pacientes infectados por el Ebola, son de un enorme peligro biológico, y las pruebas deben realizarse en condiciones de máximo freno biológico.

Prevención y tratamiento

No existe vacuna contra el Ebola. Se están ensayando varias, pero aún ninguna está disponible para su uso clínico en pacientes.

Los procesos graves requieren cuidados intensivos. Los pacientes suelen padecer deshidratación y necesitan rehidratación por vía oral o intravenosa con soluciones rehidratantes que contengan electrólitos.

Tampoco hay ningún tipo de tratamiento específico, aunque se están probando nuevos tratamientos farmacológicos.

Habitat natural del virus.

Se razona que los murciélagos frugívoros, particularmente Epomops franqueti Hypsignathus monstrosus, y Myonycteris torquata, son potencialmente los huéspedes originarios del virus del Ebola en África. Por ello, la distribución geográfica de dichos murciélagos puede coincidir con la aparición del Ebola.

Prevención

Disminución del riesgo de infección humana por el virus del Ébola.
A falta de de una vacuna humana y un tratamiento eficaz, tomar conciencia en relación con los factores de riesgo de la infección y sobre las medidas preventivas que las personas deben tomar, es la única forma de limitar el número de infecciones, contagios y muertes humanas.

Control de la infección de pacientes en los centros de atención médica.
La transmisión del virus de persona a persona está asociada principalmente al contacto directo o bien indirecto con sangre o líquidos corporales. Se ha informado de casos de transmisión al personal sanitario en casos en las que no se habían adoptado las medidas necesarias de control de la infección.

Los trabajadores de la sanidad que atiendan a pacientes con infección supuesta o confirmada por el virus del Ebola, aplicaran, además de las precauciones ordinarias, prevenciones de control para evitar cualquier exposición a líquidos corporales o sangre del paciente.