NEUROSIS | PSICOSIS | TROMBOSIS Canal Salud 24 horas

Canal Salud Plus: Enfermedades y Síntomas Patológicos: 2016 Canal Salud Plus

<Neurosis></Neurosis><Trombosis></Trombosis><Psicosis></Psicosis> <canalsaludplusTitle></canalsaludplusTitle>

Canal/sup

Buscador

Marisco crudo causa hepatitis A

Un brote de hepatitis A en el mes de julio se atribuye a la ingesta de vieiras crudas en una cadena de restaurantes de sushi.

Las autoridades sanitarias de Hawái advirtieron sobre los riesgos de comer alimentos poco cocinados o crudos después de un brote de hepatitis A.

El brote sucedió a primeros de julio. Investigadores sanitarios comprobaron que lo causó el consumo de vieiras congeladas que fueron servidas a los comensales crudas en una cadena importante de restaurantes de sushi.

El Departamento de Salud del Estado ordenó el cierre inmediato de 10 establecimientos de la cadena de restaurantes Genki Sushi en Oahu y uno en Kauai. Los conocidos establecimientos sirven sushi mediante una banda transportadora.

Los restaurantes reseñados deben deshacerse de sus existencias de alimentos y material desechable como vasos y servilletas y desinfectar profundamente sus instalaciones antes de volver a reabrir.
 
10 restaurantes de la cadena Genki Sushi en Oahu y uno en Kauai fueron cerrados.
Hasta este momento hay 168 casos de personas que contrajeron la enfermedad. La hepatitis A puede causar fiebre, pérdida de apetito y nauseas entre otros síntomas.

Las autoridades sanitarias del país inducaron al producto contaminado como el Sea Port Bay Scallops, producto distribuido por Koha Oriental Foods. Las vieiras vienen en origen congeladas, pero la cadena Genki Sushi las sirve crudas. La caja señala que son de las Islas Filipinas.

La Administración federal de Alimentos y Fármacos (FDA), está intentando confirmar el origen de los productos.

El virus de la hepatitis A se contrae por el consumo de alimentos o agua contaminadas, por el contacto personal cercano o mediante las relaciones sexuales.

Mary Hansen, principal directora administrativa de Genki Sushi USA,  comentó que la compañía cumplió de inmediato con la orden dada por el Departamento de Salud, y continúan colaborando y trabajando con ellos para intentar reabrir los restaurantes “tan pronto como esto sea posible”.

Enfermedades musculares en niños. Aparato que les puede ayudar

 Niños con enfermedades musculares tienen una esperanza de poder aumentar su fortaleza muscular con un nuevo aparato diseñado por un estudiante de arte.

Con el objetivo de poder mejorar y optimizar los movimientos musculares de niños con enfermedad de distrofia, se ha creado este aparato que han llamado Vigor.

El inventor del mismo es un estudiante de nombre Zingyang, que sueña con poder ayudar a los niños que padecen esta enfermedad muscular progresiva, ayudando a que  las tareas diarias sean menos difíciles.

“La mayoría de estas enfermedades, tales como la distrofia muscular son progresivas, los síntomas van cada día de peor en peor y los músculos se vuelven cada vez más débiles", afirmó XingYang Tan, creador del Vigor.


"Asi pues, si logran practicar y ejercitarse durante los años de la infancia y niñez, ampliarán el período de movilidad de sus miembros”, añadió el diseñador.

El aparato lleva cables flexibles, que son impulsados por activadores que detectan el movimiento muscular.

Vigor da soporte y ayuda con la movilidad del niño.

“El usuario solo tiene que hacer un poco de fuerza con el aparato y éste le suministrará una fuerza muscular extra para ayudar al niño a perfeccionar el movimiento”, explicó el creador del aparato.

Hay en el mercado otros aparatos disponibles para niños con perlesía cerebral o distrofia muscular, pero éste diseñado por XingYang Tan, es el primero en permitir el movimiento de las articulaciones.

“Vigor es como procurarle soporte automático o dinámico, basado en su sensibilidad. Uno puede controlarlo por completamente como si fueran personas sin discapacidad”, aseguró XingYang Tan.

Vigor fue mostrado recientemente en la Feria de Arte y Diseño de Londres y se espera sacarlo al mercado en breve con una versión mejorada.

El niño que use el aparato Vigor solo hace un poco de fuerza con el aparato y éste le suministrará fuerza muscular extra para ayudarlo a completar el movimiento.  

Botulismo. Causas, Síntomas y Tratamiento

El botulismo es una intoxicación alimentaria producida por la toxina del Clostridium botulinum; afecta tanto al organismo humano como al de muchos animales. Se  caracteriza por la aparición de trastornos neurológicos y colapso.

El botulismo se describió por primera vez en Alemania, hace unos 200 años, en individuos que habían comido salchichas contaminadas. A partir de entonces se han observado brotes de esta enfermedad, especialmente en los EE.UU., a raíz de comer alimentos enlatados cuya preparación había sido deficiente.

El botulismo depende exclusivamente  de la acción de la toxina formada por el  bacilo botulínica, la más activa de todas  las toxinas conocidas (la ingestión de 1/120  mg es mortal para el hombre). La ingestión del bacilo es en sí innocua, pues éste  no produce toxina en el aparato digestivo.  La toxina botulínica es una proteína resistente a la digestión; de la toxina que se ingiere sólo una pequeña parte es absorbida,  pero esto resulta suficiente para producir  la enfermedad. El germen es capaz de proliferar y elaborar toxina cuando contamina vegetales, frutas, pescados, carnes,  quesos, sean enlatados o en conserva, y  también, como recientemente se ha demostrado, cuando contamina heridas profundas  con irrigación sanguínea deficiente (el Clostridium botulinum es un germen anaerobio  estricto). 

Infectado de Botulismo
La toxina botulínica actúa a nivel de las uniones musculares-nerviosas de los nervios motores somáticos, y en las sinapsis de los nervios eferentes del parasimpático, bloqueando la transmisión de los impulsos nerviosos a lo largo de estas vías. No tiene ningún efecto nocivo sobre el sistema nervioso central.
 
Síntomas
Tras la ingestión de la toxina existe un  período de incubación o de latencia, carente  de sintomatología, que suele durar entre  12 y 36 horas, pasado el cual el paciente empieza a experimentar fatiga, astenia,  cefaleas y desvanecimiento. Durante todo  el curso clínico el enfermo se halla consciente, afebríl (a no ser que existan infecciones secundarias), con trastornos de la  secreción de las glándulas sudoríparas, salivales y lacrimales (hipersecrecíón al principio, e inhibición de la función posteriormente). Las manifestaciones fundamentales  de la enfermedad dependen de las lesiones  en el sistema nervioso periférico, en especial  de los nervios craneales (disfagia, disartria, midriasis, diplopía, parálisis facial,  etc.), y también debilidad progresiva de los  miembros, de los músculos intercostales y  del diafragma, lo que motiva una disminución de la ventilación pulmonar. 

El diagnóstico del botulismo se establece   fundamentalmente al identificar la toxina   botulínica en los alimentos o en el organismo del individuo afecto, lo que se consigue   inoculando a ratones una suspensión salina preparada con la muestra sospechosa;  en caso de que exista la toxina botulínica  el animal queda paralizado, lo que no ocurre en otro lote de ratones a los que también  se ha inoculado dicha suspensión y que anteriormente habían sido inmunizados con   antisuero específico.  

Tratamiento
La profilaxis del botulismo es de fundamental importancia dada la gravedad de  esta afección. En la actualidad la principal fuente de contagio procede de conservas  domésticas, ya que las empresas comerciales dedicadas a las conservas y enlatados  conocen perfectamente los peligros del  botulismo. Es frecuente observar la presencia de gas al abrir los recipientes que  contienen alimentos contaminados; éstos  suelen presentar un color pálido y un olor a rancio. Estas características no son constantes, por lo que una manera de prevenir  esta enfermedad es hervir durante 10 minutos todo alimento en conserva preparado en casa.   

El tratamiento del botulismo consiste en la administración de una dosis total de 100.000 u. de antitoxina por vía intravenosa. Es muy importante que se administre en el menor lapso de tiempo posible, debido a que la antitoxina sólo tiene acción neutralizadora sobre la toxina que aún no se ha fijado en las uniones neuromusculares. Asimismo deben ser tratadas convenientemente todas las complicaciones que puedan sobrevenir a lo largo del proceso. 

-

Dietas de régimen para hepáticos

Recetas para enfermos de hepatitis. Aquí te facilitamos unas cuantas recetas por si sufres la enfermedad de la hepatitis o padeces problemas de hígado. Si bien no son copiosas, te ayudará a mantener y sobrellevar la enfermedad hepática. Recuerda que en ningún caso debes abusar de la sal, y si te es posible, sustitúyela por cualquier  otro condimento para aderezar las comidas. Indistintamente de las recetas que aquí te proponemos te recomendamos que sea tu médico quien te sugiera la dieta más oportuna y adecuada para tu caso concreto.


Zanahorias al vino de Madeira (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
  Ingredientes
Un manojo de zanahorias tempranas,
una cebollita, 
una cucharada de aceite de oliva, 
una cucharada de vino de Madeira, 
una punta de cuchara de extracto de carne, 
sal.  




Preparación
Cortar las zanahorias por la mitad sin rasparlas, pero lavándolas y frotándolas bien.
Poner en una cazuelita la cebolla picada, el aceite de oliva y las zanahorias, y rehogarlas con el recipiente tapado.
Añadir luego el extracto de carne disuelto en un tazón de agua caliente y el vino de Madera.
Sazonar con sal y reducir la salsa. 

Verduras con salsa roja (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla        
Ingredientes

Una patata grande,
una remolacha pequeña,
200 g de guisantes,
un uñado de perejil,
una ce olla blanca,
dos cucharadas de aceite de oliva,
un limón,
sal y pimienta. 



Preparación

Poner los guisantes y las patatas, cortadas a cuadrados, en una cazuelita.
Cubrir con agua, cocer durante veinte minutos y escurrir.

Picar finamente la cebolla, el perejil y la remolacha, diluir con aceite de oliva y limón y condimentar con esta salsa, que tendrá color rojo, las patatas y los guisantes.  

Solomillo con cerezas (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla        Ingredientes
250 g de solomillo de buey, 
una cucharada de aceite de oliva, 
200 g de cerezas, 
20 g de mantequilla, 
sal y pimienta. 






Preparación

Poner el filete en un plato y cubrirlo con el aceite de oliva, sal y pimienta, dejándolo macerar unas horas.
Colocar en una cazuela la carne bien untada del líquido de la marinada y cocerla en el horno durante veinte minutos.
Pasado este tiempo añadir las cerezas sin hueso y dejar cocer aún durante veinticinco minutos.

Servir la carne con las cerezas y rociada con el jugo de cocción.  

Puré de lentejas (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

200 g de lentejas,
un tomate,
una cebolla,
dos cucharadas de aceite de oliva,
un limón,
sal y pimienta. 



Preparación

Poner las lentejas (en remojo desde el día anterior) en una ollita con agua fría y salada y cocerlas.
Sofreír en aceite de oliva la cebolla picada y añadir luego el tomate pelado y sin semillas.

Sazonar con  sal y pimienta y pasarlo por el tamiz junto con las lentejas y rociar con el zumo de limón.  

Puré de alubias y calabaza (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

100 g de alubias frescas, 
150 g de calabaza,
un cuarto de litro de leche,
aceite de oliva, sal,
un puñado de parmesano rallado,
palillos de pan 





Preparación

Poner en una cazuela las alubias, cubrirlas con agua y ponerlas a cocer lentamente; aparte rehogar la calabaza, cortada a trocitos, con un poco de aceite de oliva hasta que se deshaga.
Pasar las alubias por el chino, añadirlas a la calabaza.
Diluir con la leche y salar. Al  apartar el puré del fuego, condimentarlo con el parmesano.
Servir con palillos de pan.  

Filetes de perca (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Normal       
Ingredientes
Dos percas pequeñas,
una cebolla,
una rama de apio,
una hoja de laurel,
30 g de harina,
un cuarto de litro de leche,
una cucharada de vino blanco, una cucharada de parmesano rallado,
un manojito de perejil,
sal, nuez moscada,
10 g de mantequilla,
pan rallado. 


Preparación

Vaciar, escamar y limpiar las percas.
Poner en una cazuelita dos vasos de agua con, las cabezas y las raspas, añadir la cebolla, el apio, el laurel y la sal.
Dejar hervir un cuarto de hora, luego colar el caldo y ponerlo al fuego otra vez añadiendo los filetes enrollados sobre sí mismos.
Preparar una bechamel con la harina y la leche, sazonando con sal y un pellizco de nuez moscada.
Cuando ha espesado, añadir el vino blanco y dejarla en el fuego, removiendo, durante diez minutos.
Untar con muy poca mantequilla un plato para gratinar, colocar en él los filetes, cubrirlos con la bechamel a la cual se ha agregado el perejil picado y el parmesano, espolvorear con pan rallado y meter en el horno a gratinar.   

Manzanas rellenas de fresas (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

Dos manzanas reinetas, 
100 g de fresas,
una cucharada de almíbar de frambuesas,
dos almendrados,
un limón,
dos cucharadas de azúcar.





Preparación

Cortar las manzanas por la mitad, quitarles el corazón y ponerlas al fuego en una cazuelita cubiertas con agua azucarada.
Cuando el agua se habrá secado rociarlas con el zumo de limón. Pasar las fresas por el tamiz, añadir los almendrados desmenuzados, endulzar con el almíbar de frambuesas y rellenar las manzanas con este compuesto.
Meter en el frigorífico durante unas horas.
Servir bien frías.  

Macedonia de la salud (Régimen para hepáticos)


Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

Un plátano,
una pera,
dos ciruelas claudias,
un racimo de uvas blancas,
dos almendras,
un bizcocho,
un bote de yogur,
dos cucharadas de mermelada,
una cucharada de azúcar 




Preparación

Escaldar las almendras para quitarles la piel del interior, pelar los granos de uva y quitarles las semillas, mondar el resto de la fruta y cortarla en rajitas.
Poner en una copa el bizcocho untado con la mermelada y, encima, la fruta espolvoreada con el azúcar.

Cubrir con el yogur.  

Lenguados al baño maría (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

Dos pequeños lenguados,
20 g de mantequilla,
una cebolla,
una zanahoria,
una cucharada de aceite
de oliva de oliva,
zumo de medio limón,
sal. 




Preparación

Quitar la piel a los lenguados, vaciarlos, lavarlos y ponerlos en una cazuelita encima de un lecho de cebolla y zanahoria picadas, untar con mantequilla y salar.
Cocer al baño de María durante media hora aproximadamente.

Se condimenta con aceite de oliva y limón y se sirve caliente.  

Judías verdes con salsa blanca (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

100 g de judías verdes,
100 g de cebollitas,
30 g de mantequilla,
una cucharada de harina,
un cuarto de litro de leche,
zumo de limón,
sal. 





Preparación

Partir con un cuchillo las judías a lo largo, cortar los extremos y quitarles el hilo. 
Hervirlas con agua junto con las cebollitas. 
Escurrirlas y dejarlas enfriar, salpicándolas con el zumo de limón. 
Mientras tanto en una cazuelita preparar con la mantequilla, la harina y la leche caliente una bechamel más bien líquida; sazonarla con sal y verterla por encima de la verdura.

Remover y servir muy caliente.  

Crépes con setas (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla        
Ingredientes

Dos huevos,
una cucharada de harina,
una cucharada de leche,
dos setas silvestres,
un diente de ajo,
un puñado de perejil,
un puñado de  parmesano rallado,
50 g de mantequilla,
sal y pimienta. 



Preparación

Lavar y cortar las setas en rajas muy finas y ponerlas en una sartén con 25 g de mantequilla, un diente de ajo y el perejil picado y dejar cocer durante treinta minutos aproximadamente.
Batir los huevos junto con la harina y la leche, sazonar con sal y pimienta y verter los huevos a cucharadas en una cazuelita  con muy poca mantequilla, formando unas tortillitas finas y bien doradas. Poner cada tortillita sobre un plato y echarle dentro una cucharada de las setas, espolvorear con parmesano rallado y enrollar.
Guardar las crépes en sitio caliente, hasta el momento de servirlas,  

Costilla marinada al horno (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Normal        Ingredientes

Una costilla de buey de 250 g;
dos cucharadas de aceite de oliva,
medio limón, sal, pimienta,
una cebolla,
un puñado de perejil,
un diente de ajo,
medio vaso de vino blanco. 




Preparación

Dar a la costilla un ligero golpe con el mazo, ponerla en una fuente para el horno y cubrirla con una marinada compuesta de aceite de oliva, vino blanco, limón, sal y pimienta, y la cebolla, el perejil y el ajo picados.
Dejarla en maceración una media hora, introducirla en el horno caliente y dejar cocer durante treinta minutos. 

Conejo con tomate (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
 Ingredientes

Un cuarto de conejo de
la parte anterior,
dos tomates,
una taza de caldo de verdura,
dos dientes de ajo,
un manojo de hierbas aromáticas,
dos cebollas,
sal. 



Preparación

Poner al fuego en una cazuela el conejo, bien lavado, con las cebollas cortadas a ruedas, los dientes de ajo enteros, las hierbas aromáticas atadas en manojo y cl caldo de verdura caliente.
Dejar cocer durante casi media hora, luego añadirle los tomates sin piel y sin semillas, cortados en cuatro. Salar.
Continuar la cocción  durante treinta o cuarenta minutos hasta que el líquido se ha reducido.
Servir caliente.  

Cigalas con tomate (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

200 g de cigalas,
dos tomates maduros,
100 g de guisantes desgranados,
50 g de champiñones
aceite de oliva,
una hoja de laurel,
un manojito de perejil,
salvia y romero,
seis cebollitas en vinagre,
una cucharada de leche. 
sal



Preparación

Cocer los tomates, chafados y sin semillas, durante diez minutos, con las hierbas aromáticas y pasarlos por el tamiz.
Lavar las cigalas, quitarles el caparazón y ponerlas en una cazuela con la salsa de tomate, dejándolas cocer durante diez minutos: añadir los guisantes y las cebollitas, cocer durante casi un cuarto de hora.
Finalmente añadir los champiñones cortados a ruedas, añadir la leche, dar unas vueltas, dejar dar otro hervor y servir bien calientes. 


Carne hervida en ensalada (Régimen para hepáticos)


Dificulta: Sencilla      

Ingredientes

200 g de cadera de
vaca o de buey,
una cebolla,
un manojo de perejil,
dos cucharadas de aceite de oliva,
medio limón,
sal. 


Preparación

Poner en una cazuelita el trozo de carne con la cebolla cortada a cuadraditos, cubrir con agua hirviendo salada y dejar cocer hasta que el agua se haya evaporado.
Dejar enfriar la carne y luego cortarla a cuadraditos, ponerla en un pequeño cuenco y condimentarla con el perejil picado, la cebolla con la que se ha cocido la carne, aceite de oliva y limón.  

Budín de manzanas y castañas (Régimen para hepáticos)

Dificulta: Sencilla       
Ingredientes

Dos manzanas,
300 g de  castañas,
un vaso de vino blanco,
50 g de azúcar 
dos cucharadas azúcar
lustre a la vainilla, 





Preparación

Cocer las castañas durante veinte minutos, escurrirlas, mondarlas y mezclarlas con las manzanas mondadas y cortadas en rajas.
Ponerlas en una cazuela, cubrir con el vino y dejar cocer a fuego moderado, hasta que la fruta se haya deshecho; pasarla por el tamiz y recoger el puré en un molde pequeño acaramelado.
Cocer al baño de María hasta que el caramelo se ha disuelto por completo.
Volcar el molde y espolvorear el budín con el azúcar a la vainilla.

Arroz dulce (Régimen para hepáticos)


Dificulta: Sencilla        
Ingredientes

Dos puñados de arroz,
25 g de azúcar,
un pellizco de canela,
un pellizco de sal,
un cuarto de litro de agua
un cuarto de litro de leche
dos cucharadas de
mermelada de albaricoques. 



Preparación
Poner al fuego en una olla el agua y la sal, cuando hierve añadir la leche, el azúcar y el arroz, bajar el fuego y dejar cocer durante tres cuartos de hora, de manera que el líquido se seque por completo y el arroz resulte bien cremoso.

Se agrega la canela y se sirve cubierto de mermelada:        

Arroz y calabaza al horno Régimen para hepáticos

Dificultal: Normal        Ingredientes
100 g de arroz,
150 g de calabaza,
20 g de mantequilla,
10 g de parmesano,
un vaso de nata, sal,
pimienta,
nuez moscada,
un huevo.





Preparación
Echar en el agua hirviendo el arroz y la calabaza cortada en trozos bastante grandes; dejar cocer durante veinte minutos.
Luego colar el arroz y deshacer la calabaza, que se condimenta con el parmesano, sal, pimienta, un pellizco de nuez moscada, 10 g de mantequilla y la nata.
Poner el arroz en un plato para gratinar untado de mantequilla, abrir un hueco en el centro, y rellenarlo con la calabaza en la cual se hunde un huevo crudo.
Meter al horno, dejando cuajar el huevo.
Servir enseguida.  

La visita al doctor.

Ante cualquier síntoma de malestar físico o mental, es importantísimo acudir a nuestro médico, el cual iniciará la detección de posibles enfermedades, quien a la vista de los síntomas que padecemos podrá dar un diagnostico sobre la misma y recetar la medicación adecuada para cada caso, o bien, dependiendo de la gravedad o dolencia que tengamos, trasladarnos a un especialista si los síntomas que éste aprecia de nuestra dolencia o malestar, son dignos de un tratamiento especial.

Lo único que los paciente podemos hacer es averiguar más de la enfermedad que estamos padeciendo y ponernos en manos del especialista que, previa una exhaustiva revisión de nuestro caso, nos indicará el tratamiento o medicación a seguir, para que recuperemos la salud o en su defecto paliar los dolores que padecemos.
La visita periódica al doctor, constituye el factor fundamental para prevenir y determinar la causa de nuestra dolencia y poder atajar a tiempo cualquier enfermedad y ponerle el remedio adecuado.

Las clínicas, hospitales y los centros médicos y de salud, garantizan una adecuada atención al paciente, ayudándole a paliar sus dolencias y siempre bajo la supervisión de unos  profesionales de la medicina del más alto nivel.

Siempre que optemos por remedios alternativos, tanto complementarios como sustitutivos, (plantas medicinales, etc,) debe ser con la aprobación del médico, nunca debemos actuar de espaldas a él. Es importante que no se automedique.

Quede claro que en esta web no va a encontrar el remedio a sus males, ni recomendaciones de medicación alguna, sino una breve descripción y sintomatología de las enfermedades o dolencias más comunes. El facultativo es el único que puede hacerlo.

Ramas de la medicina: Psiquiatría (Trastornos mentales)

La Psiquiatria es la Ciencia que tiene por objeto el estudio y tratamiento de los trastornos mentales
Aunque la exposición de algunas enfermedades  mentales se encuentra en obras médicas antiguas y medievales, el estudio real de la patología psíquica no se inicia hasta el s. XVI; corresponde a este primer periodo de su historia la contribución de Mercuriale, Cadano, Paracelso y Félix Platter.

Los médicos renacentistas se interesaron por las enfermedades que Paracelso denominó invisibles; este autor estableció una inicial clasificación de las mismas que distinguía cuatro géneros de locura continua o incurable, a los que sumó los estados de alienación paroxística, las anomalías del carácter, la histeria y los trastornos mentales por posesión demoníaca.

Si el conocimiento de la enfermedad psíquica da comienzo en el Renacimiento, la constitución de la especialidad no tuvo lugar hasta las décadas finales del s. XVIII, cuando el médico posee ya un acervo de conocimientos efectivos sobre la constitución del sistema nervioso central, y 1a fisiología y la psicología han iniciado el estudio de las funciones sensitivas, sensoriales y propiamente psíquicas.

Al patólogo escocés William Cullen, creador de la neuropatología e introductor del concepto de neurosis, se debe una valiosa contribución a la psiquiatría. Decisivas son, en la formación de la especialidad, las obras de Vincenzo Chiarugi (Trattato medico analítico Della pazzia in generale e in spezie, 1793) y de Joseph Daquin (La philosophie de la folie, 1792), el texto psiquiátrico de J. G. Langerrnann (1797) y finalmente, el gran Tratado medico filosófico
 (1891), de Philippe Pinel; dos años posterior a esta obra es la de
Johann Christian Reil.

La psiquiatría es especialidad que, por diversas razones, cultivaron con particular asiduidad los médicos alemanes durante las décadas iniciales del s. XIX; son de destacar en esta etapa las contribuciones de Friedrich Groos, Johann Heimroth y Carl Wilhelm Ideler. En Viena destaca la labor de Ernst von Feuchtersleben. En Francia, por influjo de Pine], prosiguió el intento de alcanzar una clasificación objetiva de los síntomas y cuadros clínicos; colaboraron en este empeño especialistas tan destacados como Francois-Emmanuel Fodéré, Jean-Etienne-Dominique Esquirol y Jean-Pierre Falret. 

La asistencia al enfermo mental, sometida a decisivo cambio tras la obra precursora de Jean Colombier, Chiarugi, Langermann y Pinel, fue objeto de la atención especial, ya en el s. XIX, de Guillaume Ferrus, en Francia, y de John Conolly, creador en Gran Bretaña del método denominado non-restraínt.

Durante la segunda mitad del s. XIX y en las dos primeras décadas del siglo pasado, la psiquiatría acabó de constituirse en saber especializado, con reconocimiento social, por obra sobre todo de clínicos e investigadores franceses y alemanes. En la psiquiatría francesa mantuvo su vigencia la tendencia anatomoclínica; se buscó sobre todo la diferenciación de “cuadros clínicos”. Parchappe de Vinay propuso establecer una nosografía psiquiátrica sobre fundamentos neuropatológicos. Es importante la obra de Valentin Magnan y de Bénédicte-Auguste Morel; este último propuso la teoría de la
“degeneración” para explicar la enfermedad mental.

Puede decirse que la psiquiatría alemana positivista se inició con la doctrina somatológica de la enfermedad mental elaborada por Wilhelm Griesinger; realizaron aportaciones concretas, todas valiosas, a la especialidad Theodor Meynert, Bernhard von Gudden, Kahlbaum, E. Hecker y C. Westphal.

Paul Julius Moebius introdujo la clasificación de las psicosis en endógenas y exógenas, doctrina precursora de la decisiva labor nosotáxica de Emil Krapelin, con quien realmente da comienzo una nueva etapa en la historia de la psiquiatría.

Eugen Bleuler, Pierre Janet y Karl Jaspers aportaron orientaciones particulares, de indudable valor, a la evolución del pensamiento psiquiátrico. A la psicoterapia hipnótica, que triunfó sobre todo en manos de Hippolyte Bembeim, suceden las técnicas introducidas por el psicoanálisis, doctrina a la que la psiquiatría, como la medicina en general, debe logros decisivos.


Al auge actual de la psiquiatría han coadyuvado, en diversa medida, la aportación de la psicología científica, los estudios neurofisiológicos, las escuelas psicoanalíticas y, ya en la práctica clínica, los nuevos métodos de tratamiento y la contribución de las más recientes conquistas farmacológicas; de mención obligada, en lo que se refiere al tratamiento de la enfermedad mental, son el recurso a la piretoterapia para el tratamiento de la parálisis general progresiva, el uso del coma insulineo, la terapéutica convulsiva usando el cardiazol o métodos eléctricos, y el empleo de métodos quirúrgicos. 

Dieta contra el colesterol

Duración                   Aporte energético               Peso perdido             
Más de un mes           1.600 kcal/día                    Hasta 4Kg/mes

Según estudios recientes, una dieta vegetariana es sensiblemente mejor que omnívora baja en grasas a la hora de reducir el colesterol.
De hecho, la diferencia puede traducirse en niveles de colesterol hasta un 30 por ciento inferiores.  Además, la abundancia de verduras, frutas, legumbres y cereales integrales implica un nivel elevado de fibra, que ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL.

En una dieta anticolesterol no pueden faltar el aceite de oliva virgen ni tos frutos secos y se deben evitar al máximo las grasas vegetales hidrogenadas [bolleria snacks...].

Si quieres una dieta anticolesterol omnívora, puedes sustituir alguno de los segundos platos de las comidas principales por carne y pescado, teniendo en cuenta que hay que potenciar el pescado especialmente el azul por encima de la carne [preferiblemente carnes blancas y magras] y que se deben utilizar técnicas de cocción que no añadan grasa.

MENÚ
LUNES
Desayuno
·        Un vaso de kéfir
·        2 galletas integrales de avena
·        Un zumo de naranja

Almuerzo
·        Un yogur desnatado
·        Un puñado de nueces

Comida
·        Ensalada de lechuga, tomate,  aceitunas y granada
·        Lentejas estofadas con pimiento verde y patata
·        Una cuajada

Merienda
·        2 tostadas integrales con aceite de oliva
·        Un kiwi

Cena
·        Espárragos al horno con taquitos de tomate
·        Pimientos rellenos de setas y queso desnatado
·        Pan integral
·        Una manzana


MARTES
Desayuno
·        Leche desnatada con cereales solubles
·        2 tostadas integrales con miel
·        2 mandarinas

Almuerzo
·        Mini-bocadillo integral de queso desnatado
·        Una infusión

Comida
·        Salteado de calabacín, berenjena y tomate
·        Seitán rehogado con pisto de champiñones
·        Pan integral
·        Un plátano

Merienda
·        Un yogur desnatado
·        Una pera

Cena
·        Ensatada templada de escarota, ajetes frescos, espárragos y pimientos rojos rehogados
·        Salchichas vegetales a la plancha con tomate
·        Pan integral
·        Una infusión

Miércoles
Desayuno
·        Un yogur desnatado
·        3 puñados de cereales integrales
·        Un kiwi

Almuerzo
·        Una cuajada
·        Una naranja

Comida
·        Ensatada de rúcula, remolacha y vinagreta de nueces
·        Lasaña de puerro con tofu
·        Un vaso de kéfir

 Merienda
·        Un trozo de piña
·        2 galletas integrales de sésamo

Cena
·        Crema de champiñones con virutas de queso desnatado
·        2 Crepes de espinacas y pimientos
·        Pan integral
·        Una infusión

JUEVES
Desayuno
·        Leche desnatada con una cucharadita de cacao
·        3 puñaditos de muesli
·        2 mandarinas

Almuerzo
·        2 tostadas integrales untadas con queso desnatado
·        Una pera

 Comida
·        Ensalada de acedera, tomate, nueces, aguacate y pepino
·        Arroz negro con ajos frescos
·        Un yogur desnatado

Merienda
·        Un vaso de kéfir
·        2 tortas integrales de arroz

Cena
·        Cardo con refrito de ajo
·        Hamburguesa vegetal a la plancha con pimientos verdes
·        Pan integral
·        2 ciruelas

VIERNES
Desayuno
·        2 tostadas integrales con queso desnatado
·        Una manzana

Almuerzo
·        Un yogur desnatado
·        Una barrita de cereales

Comida
·        Menestra de verduras
·        Soja verde salteada con patata y setas
·        Una naranja

Merienda
·        Un vaso de leche desnatada con miel
·        Un plátano

Cena
·        Ensalada de zanahoria, granada, aceitunas, remolacha y pepino
·        Revuelto de un huevo con tofu y calabacín
·        Pan integral
·        Una infusión

SABADO
Desayuno
·        Un vaso de leche de soja
·        3 galletas integrales de sésamo
·        Un zumo de pomelo

Almuerzo
·        2 tostadas integrales con queso desnatado
·        Una infusión

Comida
·        Berenjenas rellenas de tomate y cebolla rehogada
·        Albóndigas de seitán con puerro pochado
·        Pan integral
·        Un trozo de pina


Merienda
·        Una manzana
·        Galletas integrales de soja

Cena
·        Ensatada de cogollos, tomate y pasas
·        Tomates rellenos de arroz
·        Un puñado de nueces
·        Una infusión

DOMINGO
Desayuno
·        Una cuajada
·        Un puñadito de muesli
·        Una pera

Almuerzo
·        Un yogur desnatado
·        Un zumo de naranja

Comida
·        Ensalada de endibias, pepino, zanahoria rallada y piñones
·        Fideuá de verdura
·        Un vaso de kéfir

Merienda
·        Batido de yogur y cereales integrales
·        Flan

Cena
·        Rollitos de berza rellenos de tacos de tomate y espinacas al horno
·        Huevo al plato con pimientos verdes y salsa de verduritas
·        Pan integral
·        2 ciruelas