Como funciona el Aparato Digestivo?

El aparato digestivo es el conjunto de órganos a través de los cuales se efectúa la absorción y digestión de los alimentos. En los humanos consta de una parte principal, el tubo digestivo, que se abre en ambos extremos del cuerpo por dos orificios (boca y ano) y se divide en diferentes tramos, y de una parte anexa, formada por varias glándulas que segregan los distintos jugos que efectuarán la acción digestiva.

Empieza en la boca, limitada en su parte anterior por los labios y que contiene la lengua y los dientes como partes fundamentales. A la cavidad bucal vierten su secreción las glándulas salivales parótidas, sublinguales y submaxilares. Por el istmo de las fauces el tubo digestivo comunica con la faringe, donde se entrecruzan las vías digestivas y respiratorias. La continuación de la faringe es el esófago, tubo cilíndrico que atraviesa el diafragma por delante de la columna vertebral. A partir de la faringe la pared del tubo digestivo se compone, en líneas generales, de las mismas, capas que formarán las paredes del resto del tubo. Estas capas son, de dentro afuera:

a) la mucosa, de tejido epitelial; b) la túnica muscular, con un estrato de fibras lisas colocadas circularmente y, a continuación, un estrato dispuesto en sentido longitudinal, y c) una capa adventicia de naturaleza conjuntiva. La progresión de los alimentos por el tubo digestivo a partir de la faringe se verifica por la lenta contracción y relajación (peristaltismo) de los músculos de la túnica; de este modo el diámetro del tubo se dilata primero y luego se reduce gracias a la acción alternativa de estos músculos.

Para la inervación del tubo digestivo existen nervios integrados principalmente por fibras simpáticas, que constituyen dos redes, llamadas plexo mientérico o de Auerbach y plexo submucosa o de
Meissner.

A continuación del esófago el tubo digestivo se ensancha para formar el estómago, cuya capacidad es de unos 1.200 cm3. Su entrada es denominada cardías. Su parte superior, más ancha, que sirve de almacén del alimento, es llamada fonda, y la parte central, de mayor acción muscular, recibe el nombre de cardíaca. Las paredes de su capa mucosa están revestidas por unas pequeñas glándulas que segregan el jugo gástrico. La salida del estómago está cerrada por el esfínter pilórico.

A partir de aquí empieza el intestino, la parte más larga del tubo, dividida en dos tramos: el intestino delgado y el intestino grueso. El primero tiene un diámetro de 3 cm y una longitud de unos 8 m. Los primeros 25 cm forman el duodeno; la larga parte central, el yeyuno, y el resto, aproximadamente 1 m, el íleon.

Su mucosa posee unas glándulas, llamadas de Lieberkühn, que segregan el jugo intestinal. El intestino delgado se repliega formando unas diminutas digitaciones o vellosidades intestinales, destinadas a aumentar su superficie; cada una de ellas contiene capilares, así como un vaso quilífero central. Al duodeno vierten su secreción las dos mayores glándulas anejas: el hígado y el páncreas. El primero, situado a la derecha del estómago, segrega la bilis, que por el conducto colédoco desemboca en el duodeno. El segundo está situado por detrás del estómago y segrega, también al duodeno, jugo pancreático.

Por la válvula ileocecal el intestino delgado comunica con el grueso; en su parte inicial se encuentra el ciego, con el apéndice. El colon, que nace a partir de la válvula ileocecal, tiene tres tramos: ascendente, transverso y descendente. El intestino grueso no posee vellosidades ni glándulas digestivas. Termina en el recto, que tiene una túnica muscular muy desarrollada (para la expulsión de las heces fecales) y se abre por el ano al exterior.

En los invertebrados la cavidad interna de la gástrula, tapizada por el endodermo, es considerada un tubo digestivo y recibe el nombre de cavidad intestinal primitiva o arquénteron. La cavidad gastrovascular de una hidra difiere muy poco de esta cavidad embrionaria. En los demás celentéreos esta cavidad, aunque se halla subdividida en divertículos y conductos, forma también un saco digestivo endodérmico que comunica al exterior por una sola abertura bucal, que sirve tanto para la ingestión de alimentos como para la expulsión de residuos. En algunos celentéreos, por ejemplo., la actinia, el aparato digestivo se complica por la adición a la pared endodérmica de una región ectodérmica que se invagina en la abertura bucal y forma el estomodeo.

Además de la invaginación bucal existe otra anal que forma el proctodeo; la porción endodérmica del tubo recibe el nombre de mesénteron. Estas diferentes regiones pueden estar más o menos desarrolladas a partir del embrión. Así, en los vertebrados el intestino es en su mayor parte endodérmico, mientras que en los artrópodos el estomodeo y el proctodeo están muy desarrollados. En los nemertinos se encuentra un tubo digestivo verdadero, el cual se inicia en el orificio bucal (que utilizan para la ingestión de alimentos) y termina en la abertura anal (para la defecación; aunque en algunas especies el ano no sea funcional).

Algunos animales ingieren parcialmente fuera del cuerpo. Tal es el caso de ciertos protozoos (Vampyrella), que segregan una celulasa para disolver las paredes del alga Spirogyra, de la que se alimentan. Las estrellas de mar expulsan al exterior su estómago a fin de envolver y digerir grandes presas. Las larvas de algunos escarabajos inyectan a su presa (renacuajos, babosas, etc.) una proteasa que inicia la digestión de partes de estos animales, y luego ingieren el alimento reblandecido. También hay especies que regurgitan el alimento, tal es el caso de las abejas obreras para alimentar a sus larvas. Algunos animales que son parásitos internos, como los gusanos cestodos, carecen por completo de tubo digestivo, ya que al vivir en el intestino delgado de vertebrados superiores absorben directamente los alimentos a través de su piel.

Entre los vertebrados, los peces tienen el esófago corto, el estómago de forma muy diversa y el intestino de longitud variable, según el tipo de alimento. Así, los que se nutren de materias vegetales lo tienen mucho más largo que los que toman materias animales. Este carácter es común a todos los vertebrados. En los condroíctios destaca en la primera parte del intestino una válvula espiral que aumenta su superficie. La mayoría de ellos tienen el intestino grueso terminado en la cloaca y un divertículo que funciona como final de los aparatos digestivo y urogenital.

En los anfibios el aparato digestivo presenta pocas particularidades, a excepción de la cavidad bucal, que tiene muchas glándulas mucosas en el suelo de la boca, cercde las coanas, cuya secreción facilita la deglución. La lengua es otra peculiaridad propia de todos los vertebrados, excepto los peces; la de las salamandras es larga y puede ser proyectada con gran rapidez; los anuros la tienen implantada tan adelante en el suelo de la boca que queda doblada hacia atrás y termina en una pinza prensil. Su intestino, más largo que el de los peces termina también en una cloaca.

En los reptiles la boca presenta numerosas glándulas; unas, llamadas labiales, en las serpientes venenosas están modificadas de diversos modos a fin de producir veneno, agente eficaz para la captura de las presas. Las serpientes poseen también la articulación de su mandíbula libre, lo que les permite dilatar la boca extraordinariamente. Una parte del estómago de los cocodrilos tiene las paredes gruesas y musculosas. El intestino es bastante más largo que en las anteriores clases de vertebrados. Y termina en una cloaca.

Las aves tienen la boca con pico y sin dientes. La ausencia de masticación va acompañada de la reducción de las glándulas salivales (excepto en algunas familias) En muchas especies el esófago se dilata en la base del cuello formando un buche donde queda retenido el alimento antes de pasar al estómago. Las palomas segregan por la pared de dicho buche una substancia alimenticia para sus crías, llamada leche de buche. El esófago se abre al estómago o
proventrículo que comunica con la molleja; las paredes de ésta tienen espesor variable según el régimen alimenticio. Las aves poseen un intestino delgado largo y un intestino grueso corto y recto que desemboca en la cloaca.

Los mamíferos tienen el aparato digestivo más completo, análogo al que se ha descrito para el hombre. Existen ciertas peculiaridades, como en el caso del esófago de la ballena, que mide sólo 10 cm de longitud en un animal de 25 metros de largo (hecho que es consecuencia de su alimentación planctónica). El estómago de un herbívoro puede ser simple (caballo, cerdo), bilobulado hipopótamo) o trilobulado (rumiantes). El intestino está claramente separado en delgado y grueso.