Canal Salud 24 horas

Canal Salud Plus: Enfermedades y Síntomas Patológicos: 2018 Canal Salud Plus

<Neurosis></Neurosis><Trombosis></Trombosis><Psicosis></Psicosis> <canalsaludplusTitle></canalsaludplusTitle>

Canal/sup

Buscador

•Clamidia: Sintomas Infeccion Contagio Tratamiento


La clamidia o Clamediasis es una de la enfermedades bactereologicas más comunes causada por la bacteria Chlamydia trachomatis, cuya transmisión se origina a través del sexo vaginal oral o anal. Afecta y puede infectar tanto a mujeres como a hombres que tengan la infección y se transmite con facilidad, en el caso de las mujeres también pueden transmitir la infección al bebe durante el parto.
A pesar de haberse tratado contra la clamidilla y haber sido curado, la infección se puede llegar a repetir y volverse a infectar si se practica sexo sin protección alguna tanto si se es el receptor como el portador de la bacteria.

El riesgo de contraer la Clamedia se da mas en las mujeres que en los hombres, y su causante es siempre no tomar las medidas adecuadas de protección sexual.

Sintomas:
Por lo general la Clamedia no muestra síntomas, por lo que es difícil su detección hasta que no han pasado a veces varias semanas, con lo que se puede ir infectando a otras personas sin pretenderlo, al desconocer el infectado su propia condición.

En las mujeres los síntomas se presentan en forma de flujo anormal vaginal que puede tener un olor fuerte.
*Dolor anormal mientras se consuman relaciones sexuales.
*Puede presentarse también dolor abdominal si la infección ya se ha extendido, acompañado de fiebre y nauseas.

En los hombres los síntomas habituales son:
*Mucosidad del pene
*Sensación de ardor al expulsar la orina
*Picazón y ardor en el contorno de la abertura del pene
*Inflamación y dolor de los testículos, si bien esto ocurre en menor medida
*Si la infección ha afectado al ano, aparte del dolor, este puede causar secreción y sangrado acompañado de gran dolor lo mismo en mujeres que en los hombres

bacteria-clamidia
Cómo saber si se está infectado?
Si se tiene la sospecha de tener la infección las mujeres acostumbran a utilizar un palillo de algodón del que se utiliza para los oídos y sacar una muestra de la vagina para detectar la infección. No obstante, lo mejor es ir al medico y hacerse una simple analítica de orina.
Las mujeres con posibilidad de estar embarazadas conviene que se hagan una prueba si sospechan la posibilidad de estar infectadas, pues la infección puede afectar al feto.

Es conveniente que las personas en mayor peligro que deberían ser examinadas una vez al año para detectar clamidia son:

*Las Mujeres activas sexualmente de menos de 25 años.
*Las Mujeres que tienen habitualmente múltiples parejas sexuales.
*Hombres que tienen sexo entre si.


Posibles complicaciones:
Una infección en las mujeres que no ha sido tratada de clamidia puede irradiarse al útero y trompas de Falopio, produciendo una enfermedad pélvica inflamatoria. Esta circunstancia puede causar daños irreparables en el sistema reproductor. provocando dolor pélvico crónico, embarazo anormal e infertilidad. Las mujeres que han sufrido una  infección por clamidia en mas de una ocasión están expuestas a un mayor riesgo de dificultades de salud reproductiva.

Los hombres usualmente no muestran problemas de salud por la clamidia. En ocasiones puede infectar el epidídimo, el conducto por el que se transportan los espermatozoides. Esta circunstancia puede producir dolor, fiebre y, en contadas ocasiones, infertilidad.

Tanto en hombres como mujeres puede provocar una artritis reactiva que acontece por una reacción a una infección extraña detectada en el cuerpo.

Los bebés nacidos de madres contagiadas con clamidia pueden contraer algún tipo de infección en los ojos y tambien neumonía y es muy probable que el bebé nazca prematuramente, por lo que es muy importante hacerse las pruebas oportunas ante la menor duda de tener la infección.

La clamidia que no ha sido tratada aumenta en gran medida las posibilidades de contraer o transmitir con mayor facilidad el VPH/SIDA.

Tratamiento para la clamidia:
La forma de prevención mas importante es el preservativo o condón y su curación es a base de antibióticos. El uso de los condones de látex reduce aunque no elimina totalmente, el peligro de contraer y contagiar la clamidia.

Es posible detener la infección con una sola dosis, o puede que se tengan que tomar durante una semana. No obstante, los antibióticos no garantizan la curación de cualquier daño colateral que haya originado la enfermedad.


Se debe evitar tener relaciones sexuales hasta que no se sepa que la enfermedad ha desaparecido por completo que generalmente acostumbra a ser una semana o hasta que su medico se lo indique.

Tratamiento con quimioterapia y efectos secundarios


Guía de información sobre el tratamiento con quimioterapia y sus posibles efectos secundarios.
¿Qué es la quimioterapia?
La quimioterapia es un tratamiento que se basa en la utilización de medicamentos capaces de prevenir el crecimiento, la multiplicación y la diseminación de las células del organismo que tienen un desarrollo anormal y descontrolado.

¿Cuándo y cómo se administra la quimioterapia?
          Cuando es el tratamiento principal
          Como complemento de la cirugía o la radioterapia
          Para estabilizar la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente.
El tratamiento puede combinar diferentes fármacos que se administran conjuntamente. Cada vez que se administra se llama ciclo. 

Estos ciclos se pueden repetir cada una, dos, tres, o cuatro semanas y la dosis cambia según evoluciona la enfermedad y la tolerancia del paciente.
La forma más habitual de administración es la vía endovenosa, pero también se puede administrar por vía oral, intramuscular, intrarrectal y tópica.

El lugar donde se administra la quimioterapia depende de varios factores y siempre se determina bajo criterios médicos, bien en la Unidad de Hospitalización de Oncología o bien en el domicilio del paciente.
tratamiento-quimioterapia


Efectos secundarios
 La mayoría de los medicamentos que se utilizan en medicina tienen, además de los efectos deseados, otros efectos que se denominan secundarios o no deseados. Los efectos secundarios de la quimioterapia varían de un paciente a otro y según el fármaco administrado.

La función de estos medicamentos es atacar selectivamente a las células que crecen de forma anormal, que se caracterizan por su rápido crecimiento.

Algunas células normales también crecen rápidamente: las de la medula ósea ( fabrica glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), las células que forman el pelo y las que revisten la mucosa de la boca y del intestino. 
Por este motivo en algunas ocasiones estas células pueden verse afectadas de forma transitoria por la quimioterapia.

Las nausea y vomitos, el cansancio y la caída del cabello son los efectos secundarios que se presentan con mayor frecuencia. Estos varian en cada paciente y depende del medicamento que se administra. 

La mayoría de los pacientes no sufren ningún efecto secundario importante y pueden continuar realizando las actividades de su vida cotidiana. Es importante destacar que la eficacia del tratamiento no está relacionada con la aparición de estos efectos tóxicos

Si estos efectos no deseados aparecen, le ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones que puede seguir para paliarlos.


Náuseas y Vómitos
Algunos medicamentos le pueden dar náuseas y vómitos, efectos pasajeros de la quimioterapia que pueden durar algunos días. Para disminuir, controlar y anular estos efectos le administraran antieméticos que podrá continuar tomando en casa. 
Podrá sentir también falta de apetito o rechazo a algunos alimentos durante la semana  posterior al tratamiento. Esto se normalizará en pocos días.

          Coma en un ambiente relajado, sin prisas.
          Haga comidas frecuentes y de poca cantidad.
          No tome liquidos durante las comidas, ya que pueden crear sensación de saciedad
          Evite los alimentos ricos en grasas, fritos, muy dulces o que desprendan un fuerte olor
          Consuma preferentemente alimentos salados (galletas) y secos (tostadas), refrescos de tipo Coca-Cola, así como alimentos frios (Sándwiches, ensaladas) o helados.
          Es importante garantizar la ingestión de entre dos y tres litros de líquidos al día (agua, zumos, caldos, etc.). Evite las infusiones tibias, ya que en general no se toleran bien.

Cambios en el olfato y el sabor
Por lo que se refiere al sabor, puede experimentar un cambio temporal de este sentido que es provocado por los medicamentos, que entran en contacto con la saliva y alteran el gusto de la comida. 

Los problemas con el olfato se pueden paliar cambiando la manera de preparar los alimentos; la la carne cocida huele menos que si se prepara en el horno

          Evite tomar café y comer coliflor, beicon y fritos
          Puede utilizar limón, oregano o menta para preparar los alimentos, también puede utilizar salsas suaves
          El sabor amargo se puede paliar eliminando cazuelas y sartenes metálicas en la preparación de los aloimentos.


Sequedad en la boca
Algunos medicamentos pueden disminuir la producción de saliva y hacerla más espesa. Si esto le ocurre, aumente la ingestión de liquidos, si su boca no está inflamada, puede tomar zumos frios de diferentes sabores, helados de frutas, polos, y puede mascar chicle o chupar caramelos. Enjuaguese la boca antes de comer.

Cuidado de la boca y mucositis
La mucositis es la irritación de la mucosa digestiva, que se presenta con sensación de quemazón, enrojecimiento, dolor o  llagas en la mucosa que va desde la boca hasta el ano.

          Cepíllese los dientes después de cada comida, utilizando un cepillo suave.
          Si utiliza dentadura postiza, lávela después de cada comida. No utilice soluciones antisépticas que contengan alcohol.
          Procure no comer alimentos condimentados, picantes, salados ni ácidos
          Mantenga la boca hidratada con caramelos o cubitos de hielo, así como los labios, ya sea con crema de cacao o con aceite de oliva.
          Procure no tomar alimentos demasiado calientes.
          Si tiene que ir al dentista, coménteselo antes a su médico.


Caída del cabello
Es posible que alguno de los medicamentos que toma le produzca la caída del cabello. Este no es un efecto grave, pero es el que suele angustiar más a los pacientes. 

La caída del cabello es progresiva y puede ser dolorosa, pero siempre es transitoria y al finalizar el tratamiento el cabello vuelve a crecer.

          Utilice un champú suave, evitando la aplicación excesiva ( dos o tres veces por semana).
          Evite el uso del secador o utilícelo en potencia minima. Lo más conveniente es que se seque al aire libre.
          Evite el uso de lacas, tintes, fijadores o espumas, que pueden aumentar la fragilidad del cabello.
          Utilice cepillos de cerdas suaves y peines con las puas separadas.

Y sobre todo, antes de empezar el tratamiento, pregúntele a su médico si las posibilidades de que se le caiga el cabello son altas. Si es asi, decida si utilizará peluca, sombrero o pañuelo y empiece a acostumbrarse a ello antes de que comience a caérsele el cabello; de esta forma usted y los que le rodean podrán ir acostumbrándose a su nuevo aspecto.

Efectos sobre la médula ósea 
La mayor parte de los tratamientos de quimioterapia afectan a la médula ósea, ya que es uno de los lugares de crecimiento rápido de las células. En la médula ósea se forman los componentes sanguíneos más importantes: Los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

Los glóbulos rojos son los encargados de transportar el oxígeno a todo el organismo y cuando su número disminuye se produce anemia. Los síntomas más comunes de las anemias son la fatiga, el frio y el ahogo.

Los glóbulos blancos son los encargados de luchar contra las infecciones y cuando su número disminuye se produce leucopenia y aumenta la probabilidad de sufrir una infección.

Las plaquetas son importantes para la cicatrización y por ello su disminución puede provocar sangrados nasales y de las encías, así como hematomas.
Es importante saber que entre el 7º y el 14º día después del inicio del tratamiento puede disminuir el número de estas células en el organismo.

          Lavese las manos antes y después de cada comida.
          Evite rascarse.
          Utilice preferentemente maquinilla para afeitarse.
          Evite realizar actividades que puedan comportar riesgo de lesión.
          Si realiza actividades de jardinería utilice guantes.
          No coma alimentos de higiene dudosa ni crudos
          Evite el contacto con personas que tengan enfermedades contagiosas.
          Evite tomar aspirina sin prescripción médica
          Evite el coito anal.
          Evite las inyecciones intramusculares.

Diarreas y estreñimiento
Algunos fármacos pueden afectar a las células intestinales y consecuentemente pueden causar diarreas. Si hace más de tres deposiciones de consistencia fluida o liquida al día, llame al hospital.

Evite la leche y sus derivados, así como los alimentos grasos. Evite el café y las bebidas alcohólicas, beba como minimo tres litros de líquido al dia ya sea agua o zumos, siga una dieta astringente con patatas, arroz, zanahoria, carnes y pescados no grasos a la plancha. Si las diarreas persisten póngase en contacto con su médico.

Si por el contrario lo que sufre es estreñimiento, consuma una dieta rica en residuos y fibras, frutas, verduras, cereales integrales y aumente la ingestión de agua, realice ejercicios de forma moderada y regular, como por ejemplo paseos diarios. Si el estreñimiento persiste consulte a su médico.

Fatiga
Es un estado de cansancio general y uno de los efectos secundarios más comunes durante el tratamiento de la quimioterapia, para paliarlo en lo posible, duerma como minimo ocho horas al dia, establezca prioridades, intente combinar las actividades que requieran más energía con las más descansadas, alternado durante el día varios periodos de descanso.

Exposición al sol Piel y Uñas
Algunos medicamentos pueden aumentar los efectos nocivos del sol sobre la piel (aparición de manchas, quemaduras…). Esto no es demasiado frecuente, por lo que si su medico no le indica lo contrario puede exponerse al sol utilizando las medidas de protección habituales, evite la exposición al sol durante las horas del mediodía y aplíquese protectores solares con factor de protección total, y utilice también un protector labial. 

También es posible que su piel se reseque durante el tratamiento. Para ello utilice diariamente cremas hidratantes, jabón de avena, y procure no utilizar productos con base de alcohol como lociones o colonias.
Las uñas pueden volverse más quebradizas y crecer más lentamente, por lo que es preferible que las tenga cortas.

Función reproductora y sexualidad
Algunos medicamentos pueden afectar a las células germinales (espermatozoides y óvulos) , lo que puede alterar de forma transitoria o definitiva la capacidad de concebir. Pero no se preocupe, porque si es éste su caso y está en edad fértil su médico le explicará las alternativas que tiene a su alcance.

En cambio, la quimioterapia no produce alteraciones en la capacidad sexual, aunque es posible que su deseo sexual disminuya por la situación de estrés y fatiga por la que está pasando.
En algunas ocasiones la quimioterapia también puede afectar a la función del ovario y producir irregularidades menstruales, retrasos o la desaparición total de las menstruaciones (amenorrea), que pueden ser transitorias o definitivas.

Es importante que sepa que, a pesar de estas irreguralidades, es posible quedarse embarazada duranrte el tratamiento con quimioterapia. La exposición del feto a medicamentos citostáticos durante las primeras semanas de la gestación puede provocar malformaciones congénitas. Le recomendamos que durante el tratamiento utilice medidas anticonceptivas. Solicite información a su medico

•Trombosis Venosa Profunda (TVP)

¿Qué es la trombosis venosa profunda? La trombosis venosa profunda (TVP) es un coágulo sanguíneo que se desarrolla dentro de una vena profunda en el cuerpo, generalmente en la pierna. 
Los coágulos de sangre  que se desarrollan en una vena también se conocen como trombosis venosa.
La TVP generalmente ocurre en una vena profunda de la pierna, una vena más grande que recorre los músculos de la pantorrilla y el muslo.

Puede causar dolor e hinchazón en la pierna y puede provocar complicaciones como embolia pulmonar . Esta es una afección grave que ocurre cuando un trozo de coágulo de sangre se desprende en el torrente sanguíneo y bloquea uno de los vasos sanguíneos en los pulmones. La TVP y la embolia pulmonar juntas se conocen como tromboembolismo venoso (TEV).

Síntomas de TVP

En algunos casos, puede que no haya síntomas de TVP. Si los síntomas ocurren, pueden incluir:
·         - dolor, hinchazón y sensibilidad en una de sus piernas (generalmente su pantorrilla)
·         - un dolor fuerte en el área afectada
·         - piel caliente en el área del coágulo
·         - piel roja, particularmente en la parte posterior de la pierna debajo de la rodilla
Por lo general, la TVP (aunque no siempre) afecta una pierna. El dolor puede empeorar cuando dobla el pie hacia la rodilla.

Embolia pulmonar

Si no se trata, aproximadamente 1 de cada 10 personas con TVP desarrollará una embolia pulmonar. Una embolia pulmonar es una afección muy grave que causa:
·         - disnea  , que puede aparecer gradualmente o de repente
·        - dolor en el pecho  , que puede empeorar al respirar
·        -  colapso repentino 

Tanto la TVP como la embolia pulmonar requieren una investigación y tratamiento urgente.
Busque atención médica de inmediato si tiene dolor, hinchazón y sensibilidad en la pierna, y desarrolla dificultad para respirar y dolor en el pecho.
trombosis-venosa-profunda

¿Qué causa la Trombosis Venosa Prufunda?

Cada año, la TVP afecta a alrededor de 1 persona por cada 1.000, cualquiera puede desarrollar TVP, pero se vuelve más común a partir de los 40 años. Además de la edad, también existen otros factores de riesgo, que incluyen:
·       *  tener un historial de TVP o embolia pulmonar
·      *  tener un historial familiar de coágulos de sangre
·       *  estar inactivo durante períodos prolongados, como después de una operación o durante un largo viaje
·       *  daño en los vasos sanguíneos: una pared dañada de los vasos sanguíneos puede provocar la formación de un coágulo de sangre
·      *   tener ciertas afecciones o tratamientos que hacen que la sangre se coagule más fácilmente de lo normal, como el cáncer (incluidos los tratamientos de quimioterapia y  radioterapia ), las enfermedades cardíacas y pulmonares, la trombofilia y el síndrome de Hughes
·      *   estar embarazada: tu sangre también se coagula más fácilmente durante el embarazo
·      *   tener sobrepeso u  obesidad

El  combinado píldora anticonceptiva y  la terapia hormonal de sustitución (HRT)  ambos contienen la hormona femenina estrógeno, que hace que la sangre se coagule más fácilmente. Si toma alguno de estos, su riesgo de desarrollar TVP aumenta levemente.

Diagnosticar la TVP

Consulte a su médico de cabecera lo antes posible si cree que puede tener TVP, por ejemplo, si tiene dolor, hinchazón y un dolor fuerte en la pierna. Le preguntarán sobre sus síntomas y su historial médico.

Prueba D-dímero

Puede ser difícil diagnosticar la TVP únicamente a partir de los síntomas, por lo que su médico de cabecera puede aconsejarle que se haga una prueba de sangre especializada  llamada prueba de dímero D.
Esta prueba detecta trozos de coágulos sanguíneos que se han descompuesto y que están sueltos en el torrente sanguíneo. Cuanto mayor sea el número de fragmentos encontrados, más probable es que tenga un coágulo de sangre en la vena.
Sin embargo, la prueba de dímero D no siempre es confiable porque los fragmentos de coágulos de sangre pueden aumentar después de una operación, una lesión o durante el embarazo. Se deben realizar pruebas adicionales, como una ecografía, para confirmar la TVP.

 

Escaneo de ultrasonido

Se puede usar una  ecografía para detectar coágulos en las venas. También se puede usar un tipo especial de ultrasonido llamado ultrasonido Doppler para averiguar con que rapidez fluye la sangre a través de un vaso sanguíneo. Esto ayuda a los médicos a identificar cuándo se reduce o bloquea el flujo sanguíneo, lo que podría ser causado por un coágulo de sangre.

Venogram

Se puede usar un venograma si los resultados de una prueba de dímero D y una ecografía no pueden confirmar un diagnóstico de TVP.
Durante un venograma, se inyecta un líquido llamado colorante de contraste en una vena del pie. El tinte sube por la pierna y se puede detectar mediante rayos X , que resaltará un espacio en el vaso sanguíneo donde un coágulo detiene el flujo de sangre.



Tratamiento de TVP

El tratamiento para la TVP generalmente implica tomar medicamentos anticoagulantes, que reducen la capacidad de coagulación de la sangre y evitan que los coágulos existentes se agranden.
La heparina y la  warfarina son dos tipos de anticoagulantes que a menudo se usan para tratar la TVP. La heparina generalmente se prescribe primero porque funciona inmediatamente para evitar una mayor coagulación. Después del tratamiento inicial, es posible que también deba tomar warfarina para prevenir la formación de otro coágulo de sangre.

Varios anticoagulantes, conocidos como anticoagulantes orales de acción directa (DOAC, por sus siglas en inglés), también se pueden usar para tratar afecciones como la TVP. Estos medicamentos incluyen  rivaroxaban y apixaban , y se ha demostrado que son tan efectivos como la heparina y la warfarina con efectos secundarios menos graves.

Prevención de la TVP

Si necesita ir al hospital para la cirugía, un miembro de su equipo de atención evaluará su riesgo de desarrollar un coágulo de sangre mientras está allí.
Si usted está en riesgo de desarrollar TVP, hay varias cosas que puede hacer para evitar que se forme un coágulo de sangre, tanto antes de ir al hospital, como dejar de tomar la píldora anticonceptiva temporalmente, así como usar medias de compresión.
Cuando salga del hospital, su equipo de atención también puede hacer una serie de recomendaciones para ayudar a prevenir el retorno de la TVP o el desarrollo de complicaciones. Estos pueden incluir:
·         no fumar
·         seguir  una dieta sana y equilibrada
·         hacier ejercicio regularmente 
·         mantener un peso saludable o  perder peso si eres  obeso
Consulte a su médico de cabecera antes de embarcarse en un viaje de larga distancia si corre el riesgo de contraer una TVP o si ha tenido una TVP en el pasado.
Al realizar un viaje de larga distancia (seis horas o más) en avión, tren o automóvil, debe tomar medidas para evitar la TVP, como beber mucha agua, realizar  ejercicios sencillos en las piernas y hacer pausas breves y regulares.

Evaluar el riesgo

La cirugía y algunos tratamientos médicos pueden aumentar el riesgo de contraer una TVP. Se estima que alrededor de 25,000 personas que ingresan al hospital mueren de coágulos de sangre prevenibles  cada año.
Todos los pacientes ingresados ​​en el hospital deben ser evaluados por su riesgo de desarrollar un coágulo de sangre y, si es necesario, recibir tratamiento preventivo.

¿Qué causa la trombosis venosa profunda?

La trombosis venosa profunda (TVP) a veces ocurre sin motivo aparente.
Sin embargo, el riesgo de desarrollar TVP aumenta en ciertas circunstancias.

Inactividad 

Cuando estás inactivo, tu sangre tiende a acumularse en las partes más bajas de tu cuerpo, a menudo en la parte inferior de las piernas. Por lo general, no hay nada de qué preocuparse, porque cuando comienzas a moverte, tu flujo sanguíneo aumenta y se mueve de manera uniforme alrededor de tu cuerpo.
Sin embargo, si no puede moverse durante un período prolongado de tiempo, como después de una operación, debido a una enfermedad o lesión, o durante un largo viaje, su flujo de sangre puede disminuir considerablemente. Un flujo sanguíneo lento aumenta las posibilidades de que se forme un  coágulo de sangre .

En el hospital

Si tiene que ir al hospital para una operación o procedimiento, su riesgo de desarrollar un coágulo de sangre aumenta. Esto se debe a que la TVP es más probable que ocurra cuando está enfermo o inactivo, o menos activo de lo normal.
Como paciente, su riesgo de desarrollar TVP depende del tipo de tratamiento que esté teniendo. Usted puede estar en mayor riesgo de TVP si se aplica cualquiera de los siguientes:
·         le realizan una operación que demora más de 90 minutos o 60 minutos si la operación se realiza en la pierna, la cadera o el abdomen
·         le están realizando una operación para una afección inflamatoria o abdominal, como  apendicitis
·         Estás confinado en una cama, no puedes caminar, o pasas la mayor parte del día en una cama o silla durante al menos tres días.

También puede estar en mayor riesgo de TVP si está mucho menos activo de lo normal debido a una operación o lesión grave y tiene otros factores de riesgo de TVP, como antecedentes familiares de la afección.
Cuando ingrese en el hospital, se lo evaluará por el riesgo de desarrollar un coágulo de sangre y, si es necesario, se le ofrecerá un tratamiento preventivo.

Daño de vaso sanguíneo

Si la pared de un vaso sanguíneo está dañada, puede estrecharse o bloquearse, lo que puede provocar la formación de un coágulo de sangre. Los vasos sanguíneos pueden dañarse por lesiones tales como huesos rotos o daño muscular severo. Algunas veces, el daño a los vasos sanguíneos que ocurre durante la cirugía puede causar un coágulo de sangre, particularmente en operaciones en la mitad inferior del cuerpo.
Las condiciones como la  vasculitis (inflamación de los vasos sanguíneos), las venas varicosas y algunas formas de medicamentos, como la quimioterapia , también pueden dañar los vasos sanguíneos.

Condiciones médicas y genéticas

Su riesgo de desarrollar TVP aumenta si tiene una afección que hace que la sangre se coagule más fácilmente de lo normal. Estas condiciones incluyen:
·         cáncer  : los tratamientos contra el cáncer como la  quimioterapia y la  radioterapia pueden aumentar aún más este riesgo
·         enfermedad cardíaca  y enfermedad pulmonar
·         enfermedades infecciosas, como la  hepatitis
·         afecciones inflamatorias, como la  artritis reumatoide
·         trombofilia  : una afección genética en la que la sangre tiene una mayor tendencia a coagularse
·         Síndrome antifosfolípido  : un trastorno del sistema inmunitario que causa un mayor riesgo de coágulos de sangre 



La TVP y el embarazo

Durante el embarazo, la sangre se coagula más fácilmente. Es la forma en que el cuerpo evita que se pierda demasiada sangre durante el parto.
El trombo embolismo venoso (TEV), la TVP y la embolia pulmonar afectan a aproximadamente una de cada 100.000 mujeres en edad fértil.
Las TVP también son raras en el embarazo, aunque las mujeres embarazadas tienen hasta 10 veces más probabilidades de desarrollar trombosis que las mujeres no embarazadas de la misma edad. Se puede formar un coágulo en cualquier etapa del embarazo y hasta seis semanas después del nacimientodel bebé.
Tener trombofilia (una afección en la que la sangre tiene una mayor tendencia a coagularse) o tener un padre, hermano o hermana que ha tenido una trombosis aumenta el riesgo de desarrollar una TVP durante el embarazo.
Otros factores de riesgo durante el embarazo incluyen:
·         tener más de 35 años
·         ser  obeso (con un Índice de Masa Corporal  de 30 o más)
·         esperar dos o más bebés
·         haber tenido recientemente una  cesárea 
·         estar inmóvil por largos períodos de tiempo
·         tener venas varicosas severas

La heparina de bajo peso molecular (HBPM) se usa generalmente para tratar mujeres embarazadas con TVP. La HBPM es un anticoagulante , lo que significa que evita que el coágulo sanguíneo se agrande. Se administra por inyección y no afecta a su bebé en el desarrollo.

Cómo coagula la sangre

La sangre contiene células llamadas plaquetas y proteínas conocidas como factores de coagulación. Cuando se corta un vaso sanguíneo, las plaquetas y los factores de coagulación forman un coágulo sólido que actúa como un tapón para detener el sangrado de la herida.
Normalmente, la coagulación de la sangre ocurre cuando un vaso sanguíneo está dañado y sangra. Si la sangre se coagula cuando un vaso no está dañado, se puede formar un coágulo dentro de una vena o arteria ( trombosis ) y restringir el flujo sanguíneo.

Tratamiento

Si tiene trombosis venosa profunda (TVP), deberá tomar un anticoagulante.

Anticoagulación

Los medicamentos anticoagulantes  evitan que los coágulos de sangre se agranden . También pueden ayudar a evitar que parte del coágulo de sangre se desprenda y se aloje en otra parte del torrente sanguíneo (una embolia).
Aunque a menudo se los conoce como medicamentos "anticoagulantes", los anticoagulantes en realidad no diluyen la sangre. Alteran las proteínas dentro de él, lo que evita que los coágulos se formen tan fácilmente.
La heparina y la warfarina son dos tipos de anticoagulantes que se usan para tratar la TVP. La heparina generalmente se prescribe primero porque funciona inmediatamente para evitar una mayor coagulación. Después de este tratamiento inicial, es posible que también deba tomar warfarina para prevenir la formación de otro coágulo de sangre.

 

Heparina

La heparina está disponible en dos formas diferentes:
·         heparina estándar (no fraccionada)
·         heparina de bajo peso molecular (HBPM)
La heparina estándar (no fraccionada) se puede administrar como:
·         una inyección intravenosa: una inyección directamente en una de sus venas
·         una infusión intravenosa, en la que se administra un goteo continuo de heparina (a través de una bomba) a través de un tubo angosto hacia una vena del brazo (esto debe hacerse en el hospital)
·         una inyección subcutánea: una inyección debajo de la piel
La HBPM generalmente se administra como inyección subcutánea.

La dosis de heparina estándar (no fraccionada) para tratar un coágulo de sangre varía significativamente de persona a persona, por lo que la dosis debe controlarse cuidadosamente y ajustarse si es necesario. Es posible que deba permanecer en el hospital de 5 a 10 días y hacerse análisis de sangre frecuentes  para asegurarse de recibir la dosis correcta.
LMWH funciona de forma diferente a la heparina estándar. Contiene moléculas pequeñas, lo que significa que sus efectos son más confiables y no tendrá que permanecer en el hospital y ser monitoreado.
Tanto la heparina estándar como la HBPM pueden causar efectos secundarios, que incluyen:
·         - una erupción en la piel y otras  reacciones alérgicas
·         - sangría 
·         - debilitamiento de los huesos si se toma durante un tiempo prolongado (aunque es raro con HBPM)

En casos raros, la heparina también puede causar una reacción extrema que empeora los coágulos sanguíneos existentes y hace que se formen nuevos coágulos. Esta reacción y debilitamiento de los huesos es menos probable que ocurra cuando se toma HBPM.
En la mayoría de los casos, se le administrará LMWH porque es más fácil de usar y causa menos efectos secundarios.

 

Warfarina


La warfarina  se toma como una tableta. Es posible que deba tomarlo después del tratamiento inicial con heparina para evitar que se formen más coágulos de sangre. Su médico puede recomendarle que tome warfarina durante tres a seis meses. En algunos casos, puede ser necesario tomarlo por más tiempo, incluso de por vida.
Al igual que con la heparina estándar, los efectos de la warfarina varían de persona a persona. Deberá vigilarse estrechamente haciéndose análisis de sangre frecuentes para asegurarse de que está tomando la dosis correcta.
Cuando comience a tomar warfarina por primera vez, es posible que necesite someterse a dos o tres análisis de sangre por semana hasta que se decida la dosis regular. Después de esto, solo deberá realizarse un análisis de sangre cada cuatro semanas.
La warfarina puede verse afectada por su dieta, por cualquier otro medicamento que esté tomando y por el funcionamiento del hígado.
Si está tomando warfarina, debe:
·       -  mantener  una dieta constante
·       -  limitar la cantidad de  alcohol que bebe normalmente
·      -   tomar su dosis de warfarina a la misma hora todos los días

Las medias de compresión para tratar la TVP

Si ha tenido TVP, no se le debería poner medias especiales, llamadas medias de compresión, para evitar que vuelva a tenerlo o para evitar el síndrome postrombótico . Esto se debe a que no está claro si las medias ayudan a prevenir estas condiciones.
Su equipo de atención médica aún puede ofrecerle medias para tratar su TVP o los síntomas del síndrome postrombótico, si creen que esto ayudará.

Ejercicios para tratar la TVP

Su médico  generalmente le aconsejará que camine regularmente. Esto puede ayudar a prevenir los síntomas de la TVP y puede ayudar a mejorar o prevenir las complicaciones de la TVP, como el síndrome postrombótico.

Levantando la pierna

Es posible que se le recomiende que levante la pierna cuando esté descansando. Esto ayuda a aliviar la presión en las venas de la pantorrilla y detiene la acumulación de sangre y fluidos en la pantorrilla misma.
Cuando levante la pierna, asegúrese de que su pie esté más alto que su cadera. Esto ayudará a que la sangre regrese de su pantorrilla. Poner un cojín debajo de la pierna mientras estás acostado debería ayudar a levantar la pierna por encima del nivel de la cadera.
También puedes elevar ligeramente el extremo de la cama para asegurarte de que el pie y la pantorrilla estén un poco más altos que la cadera.

Filtros de vena cava inferior

Los filtros de vena cava inferior (VCI) a veces se usan como una alternativa a los medicamentos anticoagulantes. Por lo general, esto se debe a que si el tratamiento anticoagulante debe suspenderse, por no ser  adecuado o no funciona.
Los filtros IVC son dispositivos de malla pequeña que se pueden colocar en una vena. Atrapan grandes fragmentos de un coágulo de sangre y lo detienen transitando al corazón y los pulmones. Se pueden usar para ayudar a prevenir el desarrollo de coágulos sanguíneos en las piernas de personas diagnosticadas con:
·         DVT
·        -  embolia pulmonar
·        -  múltiples lesiones graves
Las VCI se pueden colocar en la vena de forma permanente, o se pueden colocar temporalmente tipos de filtros nuevos y se pueden retirar después de que haya disminuido el riesgo de coágulos sanguíneos.
El procedimiento para insertar un filtro IVC se lleva a cabo usando anestesia local (donde está despierto pero el área está entumecida). Se hace un pequeño corte en la piel y se inserta un catéter (un tubo delgado y flexible) en una vena en el área del cuello o la ingle. El catéter se guía mediante una ecografía . El filtro IVC luego se inserta a través del catéter y dentro de la vena.

Posibles Complicaciones

Las dos complicaciones principales de la trombosis venosa profunda (TVP) son la embolia pulmonar y el síndrome postrombótico.

Embolia pulmonar

Una embolia pulmonar  es la complicación más grave de la TVP. Sucede cuando un fragmento de coágulo de  sangre (TVP) se interrumpe y viaja a través de su torrente sanguíneo hasta sus pulmones, donde bloquea uno de los vasos sanguíneos. En casos severos, esto puede ser fatal.
Si el coágulo es pequeño, es posible que no cause ningún síntoma. Si es de tamaño mediano, puede causar  dolor en el pecho  y dificultades para respirar . Un coágulo grande puede causar el colapso de los pulmones, lo que resulta en  insuficiencia cardíaca , que puede ser fatal.
Aproximadamente una de cada 10 personas con una TVP no tratada desarrolla una embolia pulmonar severa.

Síndrome postrombótico

Si ha tenido una TVP, puede desarrollar síntomas a largo plazo en la pantorrilla, conocidos como síndrome postrombótico. Esto afecta al 20-40% de las personas con antecedentes de TVP.
Si tiene TVP, el coágulo de sangre en la vena puede desviar el flujo de sangre a otras venas, lo que provoca un aumento de la presión. Esto puede afectar los tejidos de la pantorrilla y provocar síntomas, que incluyen:
·         - Dolor de pantorrilla
·        -  hinchazón
·      -   una erupción 
·         - úlceras en la pantorrilla  (en casos severos) 
Cuando se desarrolla una TVP en la vena del  muslo, existe un mayor riesgo de que ocurra un síndrome postrombótico. También es más probable que ocurra si tiene sobrepeso o si ha tenido más de una TVP en la misma pierna.

Prevención de la Trombosis Venosa

La cirugía y algunos tratamientos médicos pueden aumentar su riesgo de desarrollar TVP. Si se cree que está en riesgo de desarrollar TVP, su equipo de atención médica puede tomar una serie de medidas para prevenir la formación de un coágulo sanguíneo.

Antes de ir al hospital

Si va a ir al hospital para someterse a una operación y está tomando la píldora anticonceptiva combinada o  la terapia de reemplazo hormonal (TRH) , se le recomendará que deje de tomar su medicamento temporalmente cuatro semanas antes de su operación.
Del mismo modo, si está tomando medicamentos para prevenir los coágulos de sangre , como la aspirina , se le puede recomendar que deje de tomarlos una semana antes de su operación.
Hay menos riesgo de contraer TVP cuando se usa  anestesia local en
comparación con un anestésico general. Su anestesista le recomendará la mejor opción.


Mientras está en el hospital tratando la TVP

Hay varias cosas que su equipo de atención médica puede hacer para ayudar a reducir el riesgo de contraer TVP mientras está en el hospital.
Por ejemplo, se asegurarán de que tenga suficiente bebida para no deshidratarse, y también le animarán a moverse tan pronto como pueda.
Dependiendo de sus factores de riesgo y circunstancias individuales, se pueden usar varios medicamentos diferentes para ayudar a prevenir la TVP. Por ejemplo:
·      -    medicamentos anticoagulantes  , como dabigatrán etexilato o fondaparinux sódico, que a menudo se usan para ayudar a prevenir los coágulos de sangre después de ciertos tipos de cirugía, incluida la cirugía ortopédica
·        -  heparina de bajo peso molecular (HBPM): a menudo se usa en muchos casos para ayudar a prevenir los coágulos de sangre, incluso durante y poco después del embarazo
·        -  heparina no fraccionada (HNF): a menudo se usa en personas con insuficiencia renal grave o insuficiencia renal establecida  

Las medias de compresión o los dispositivos de compresión también se usan frecuentemente para ayudar a mantener la circulación de la sangre en las piernas. 

Las medias de compresión se usan alrededor de los pies, la parte inferior de las piernas y los muslos, y se ajustan bien para estimular su sangre a fluir más rápidamente alrededor de su cuerpo.
Los dispositivos de compresión son inflables y funcionan de la misma manera que las medias de compresión, inflándose a intervalos regulares para apretar las piernas y estimular el flujo sanguíneo.
Por lo general, su equipo de atención médica le aconsejará que camine regularmente después de que le hayan recetado medias de compresión. Mantenerse móvil puede ayudar a prevenir los síntomas de la TVP y puede ayudar a prevenir o mejorar las complicaciones de la TVP, como el síndrome postrombótico. Es posible que deba seguir tomando medicamentos anticoagulantes y usar medias de compresión cuando salga del hospital.

Antes de irse, su equipo de atención médica debe aconsejarle sobre cómo seguir su tratamiento, por cuánto tiempo continuará  siguiéndolo y con quién contactar si tiene algún problema.