Canal Salud 24 horas

•GHB: Efectos Dosis Riesgos Precauciones | Canal Salud Plus: Enfermedades y Síntomas Patológicos Canal Salud Plus •GHB: Efectos Dosis Riesgos Precauciones | Canal Salud Plus: Enfermedades y Síntomas Patológicos

Canal/sup

Buscador

•GHB: Efectos Dosis Riesgos Precauciones


El GHB se compone de Ácido Gammahidroxibutírico en concentración variable. Produce sensación de bienestar, relajación y desinhibición, y facilita las relaciones sociales. Asimismo puede influir efectivamente en la sexualidad, gracias al desbloqueo de las inhibiciones y a que logra incrementar sensiblemente el tacto y la capacidad de erección así como retardar y aumentar los orgasmos. Muy rápidamente aparecen los efectos (En unos 10º 20 minutos) y duran aproximadamente un par de horas, con post efectos más dóciles que pueden alargarse otras dos horas.

En dosis menores a 1 gramo el GHB produce una mansa relajación que va acompañada de una bajada en la ansiedad y una contenida desinhibición.

Una cantidad de entre 1 y 2 gramos causan una relajación más intensa con sensaciones de sosiego, somnolencia y pasividad. Algunos experimentan cambios serios en el estado de ánimo así como quien ve aumentadas sus capacidades para estimar la música o bailar. No obstante, surgen también efectos secundarios como la merma de coordinación o las dificultades en el habla.

Dosis de 2 a 4 gramos provocan una relajación profunda que, la mayoría de las veces, da lugar a que el sujeto se quede dormido durante un período de hasta 4 horas. Aún así, hay quienes notan euforia y desinhibición. En cuantías superiores a los 4 gramos producen sueño profundo, de tal modo que resultará poco menos que imposible despertar a al sujeto durante 3 o 4 horas.

Las cantidades reseñadas se refieren al GHB en polvo. Cuando se presenta en forma líquida la dosi suele calcularse por tapones o por botes y, como que la concentración es variable e ignorada, resulta mucho más complejo calcular las cantidades con exactitud.

El uso de GHB está contraindicado médicamente en personas que padecen trastornos respiratorios o cardiacos, en casos de hiperprolactinemia, en personas epilépticas o que sufran convulsiones, así como en sujetos afectados por el Síndrome de Cushing.

Precauciones: Puesto que existe un margen muy pequeño entre las cantidades de GHB que causan desinhibición y aquellas que causan sedación, conviene ser enormemente cuidadoso con la dosis que se toma. A la vista, además, de lo escandaloso que puede resultar quedarse sedado en una discoteca o un lugar publico, (como sucedió recientemente en los lavabos de una discoteca de España) es aconsejable que el consumidor se familiarice antes con los efectos del GHB en un entorno que pueda controlar (en casa, por ejemplo), consumiendo pequeñas dosis y acrecentándolas levemente en posteriores ocasiones hasta hallar la cantidad que le aporte los efectos apetecidos. También, ante cada nueva partida de GHB, es recomendable probar una pequeña dosis  para conocer su dureza.

Con el ánimo de a evitar la pérdida de control a la hora de auto dosificarse, es conveniente planear el consumo antes de salir, calculando con anticipación el número de tomas que se calcula se realizarán a lo largo de la noche. En términos de seguridad la mezcla con alcohol es totalmente desaconsejada. No obstante, en caso de realizar esta mezcla con bebidas alcohólicas es esencial reducir las dosis de GHB y espaciar entre tomas, beber con moderación e  intentar tomar bebidas de poca graduación. El uso habitual causa tolerancia y dependencia por lo que es recomendable evitar el consumo frecuente durante períodos de tiempo largos.

Para facilitar la adecuada respuesta ante una mala reacción, es más seguro hacer la toma en compañía, informando previamente que se va a consumir GHB. Ante posibles desmayos y pérdida total de conciencia, y para evitar que el usuario pueda ahogarse con su propio vómito, se la debe poner tumbado de lado mientras se espera a los servicios sanitarios o a la ambulancia. Es aconsejable consumir el GHB en tomas individuales de modo que cada uno sepa justamente lo que toma. Cuando se mezcla con bebida para que varias personas lo puedan consumir de un mismo vaso, el GHB se sitúa en el fondo, por lo que el último que bebe es quien consume la mayor parte, por lo que es fácil que se sobredosifique.

Existe un riesgo real de sufrir quemaduras en la vía digestiva pues algunas veces, los productores no han neutralizado bien el producto y presenta un pH mas elevado de lo normal (como la sosa) o demasiado bajo (como los ácidos). Es aconsejable medir el pH del producto que se va a tomar con algún método (como el papel indicador) y asegurarse que tiene un pH neutro o próximo a la neutralidad. No se debe conducir hasta que no hayan desaparecido claramente los efectos.

Efectos:
 Pueden darse mareos, visión borrosa o doble, náuseas, vómitos, somnolencia  y descoordinación. pueden originarse dolores de cabeza y contracturas musculares y, más ocasionalmente y en dosis altas, convulsiones, diarrea y amnesia . Al día siguiente se puede sufrir un leve aturdimiento, mareos y dolores de cabeza.

El GHB combinado con cualquier otro depresor del sistema nervioso central (tranquilizantes, opiáceos, alcohol, ketamina...) potencia los efectos de una y otra sustancia dando lugar a que el margen de seguridad se reduzca notoriamente y aumente la posibilidad de sufrir sedación y pérdida total de conocimiento. La mezcla con estimulantes (speed, cocaína, éxtasis…) puede encubrir los efectos del GHB, proporcionando que se pueda consumir más de la cuenta y que, consecuentemente, acaben produciéndose reacciones adversas.

Los efectos resultantes de la mezcla de GHB y otras drogas son, desde un punto de vista médico, son desconocidos, pues no hay estudios de referencia.

Intoxicación:
La intoxicación por GHB conlleva pérdida de conciencia y relajación extrema de la respiración, que puede devenir en una depresión respiratoria. Por lo general el intoxicado se recupera de forma súbita al cabo de 2 o 4 horas, no obstante, la situación puede verse agravada por el consumo en combinación con otras sustancias, especialmente las depresoras. En ocasiones la sobre-dosificación produce también vómitos, que resultan peligrosísimos en la persona que ha perdido el conocimiento.