Canal Salud Plus 24 horas

Tratamiento con quimioterapia y efectos secundarios | Canal Salud Plus: Enfermedades y Síntomas Patológicos Canal Salud Plus Tratamiento con quimioterapia y efectos secundarios | Canal Salud Plus: Enfermedades y Síntomas Patológicos

Canal/sup

Buscador

Tratamiento con quimioterapia y efectos secundarios


Guía de información sobre el tratamiento con quimioterapia y sus posibles efectos secundarios.
¿Qué es la quimioterapia?
La quimioterapia es un tratamiento que se basa en la utilización de medicamentos capaces de prevenir el crecimiento, la multiplicación y la diseminación de las células del organismo que tienen un desarrollo anormal y descontrolado.

¿Cuándo y cómo se administra la quimioterapia?
          Cuando es el tratamiento principal
          Como complemento de la cirugía o la radioterapia
          Para estabilizar la enfermedad y mejorar la calidad de vida del paciente.
El tratamiento puede combinar diferentes fármacos que se administran conjuntamente. Cada vez que se administra se llama ciclo. 

Estos ciclos se pueden repetir cada una, dos, tres, o cuatro semanas y la dosis cambia según evoluciona la enfermedad y la tolerancia del paciente.
La forma más habitual de administración es la vía endovenosa, pero también se puede administrar por vía oral, intramuscular, intrarrectal y tópica.

El lugar donde se administra la quimioterapia depende de varios factores y siempre se determina bajo criterios médicos, bien en la Unidad de Hospitalización de Oncología o bien en el domicilio del paciente.
tratamiento-quimioterapia


Efectos secundarios
 La mayoría de los medicamentos que se utilizan en medicina tienen, además de los efectos deseados, otros efectos que se denominan secundarios o no deseados. Los efectos secundarios de la quimioterapia varían de un paciente a otro y según el fármaco administrado.

La función de estos medicamentos es atacar selectivamente a las células que crecen de forma anormal, que se caracterizan por su rápido crecimiento.

Algunas células normales también crecen rápidamente: las de la medula ósea ( fabrica glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas), las células que forman el pelo y las que revisten la mucosa de la boca y del intestino. 
Por este motivo en algunas ocasiones estas células pueden verse afectadas de forma transitoria por la quimioterapia.

Las nausea y vomitos, el cansancio y la caída del cabello son los efectos secundarios que se presentan con mayor frecuencia. Estos varian en cada paciente y depende del medicamento que se administra. 

La mayoría de los pacientes no sufren ningún efecto secundario importante y pueden continuar realizando las actividades de su vida cotidiana. Es importante destacar que la eficacia del tratamiento no está relacionada con la aparición de estos efectos tóxicos

Si estos efectos no deseados aparecen, le ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones que puede seguir para paliarlos.


Náuseas y Vómitos
Algunos medicamentos le pueden dar náuseas y vómitos, efectos pasajeros de la quimioterapia que pueden durar algunos días. Para disminuir, controlar y anular estos efectos le administraran antieméticos que podrá continuar tomando en casa. 
Podrá sentir también falta de apetito o rechazo a algunos alimentos durante la semana  posterior al tratamiento. Esto se normalizará en pocos días.

          Coma en un ambiente relajado, sin prisas.
          Haga comidas frecuentes y de poca cantidad.
          No tome liquidos durante las comidas, ya que pueden crear sensación de saciedad
          Evite los alimentos ricos en grasas, fritos, muy dulces o que desprendan un fuerte olor
          Consuma preferentemente alimentos salados (galletas) y secos (tostadas), refrescos de tipo Coca-Cola, así como alimentos frios (Sándwiches, ensaladas) o helados.
          Es importante garantizar la ingestión de entre dos y tres litros de líquidos al día (agua, zumos, caldos, etc.). Evite las infusiones tibias, ya que en general no se toleran bien.

Cambios en el olfato y el sabor
Por lo que se refiere al sabor, puede experimentar un cambio temporal de este sentido que es provocado por los medicamentos, que entran en contacto con la saliva y alteran el gusto de la comida. 

Los problemas con el olfato se pueden paliar cambiando la manera de preparar los alimentos; la la carne cocida huele menos que si se prepara en el horno

          Evite tomar café y comer coliflor, beicon y fritos
          Puede utilizar limón, oregano o menta para preparar los alimentos, también puede utilizar salsas suaves
          El sabor amargo se puede paliar eliminando cazuelas y sartenes metálicas en la preparación de los aloimentos.


Sequedad en la boca
Algunos medicamentos pueden disminuir la producción de saliva y hacerla más espesa. Si esto le ocurre, aumente la ingestión de liquidos, si su boca no está inflamada, puede tomar zumos frios de diferentes sabores, helados de frutas, polos, y puede mascar chicle o chupar caramelos. Enjuaguese la boca antes de comer.

Cuidado de la boca y mucositis
La mucositis es la irritación de la mucosa digestiva, que se presenta con sensación de quemazón, enrojecimiento, dolor o  llagas en la mucosa que va desde la boca hasta el ano.

          Cepíllese los dientes después de cada comida, utilizando un cepillo suave.
          Si utiliza dentadura postiza, lávela después de cada comida. No utilice soluciones antisépticas que contengan alcohol.
          Procure no comer alimentos condimentados, picantes, salados ni ácidos
          Mantenga la boca hidratada con caramelos o cubitos de hielo, así como los labios, ya sea con crema de cacao o con aceite de oliva.
          Procure no tomar alimentos demasiado calientes.
          Si tiene que ir al dentista, coménteselo antes a su médico.


Caída del cabello
Es posible que alguno de los medicamentos que toma le produzca la caída del cabello. Este no es un efecto grave, pero es el que suele angustiar más a los pacientes. 

La caída del cabello es progresiva y puede ser dolorosa, pero siempre es transitoria y al finalizar el tratamiento el cabello vuelve a crecer.

          Utilice un champú suave, evitando la aplicación excesiva ( dos o tres veces por semana).
          Evite el uso del secador o utilícelo en potencia minima. Lo más conveniente es que se seque al aire libre.
          Evite el uso de lacas, tintes, fijadores o espumas, que pueden aumentar la fragilidad del cabello.
          Utilice cepillos de cerdas suaves y peines con las puas separadas.

Y sobre todo, antes de empezar el tratamiento, pregúntele a su médico si las posibilidades de que se le caiga el cabello son altas. Si es asi, decida si utilizará peluca, sombrero o pañuelo y empiece a acostumbrarse a ello antes de que comience a caérsele el cabello; de esta forma usted y los que le rodean podrán ir acostumbrándose a su nuevo aspecto.

Efectos sobre la médula ósea 
La mayor parte de los tratamientos de quimioterapia afectan a la médula ósea, ya que es uno de los lugares de crecimiento rápido de las células. En la médula ósea se forman los componentes sanguíneos más importantes: Los glóbulos rojos, los glóbulos blancos y las plaquetas.

Los glóbulos rojos son los encargados de transportar el oxígeno a todo el organismo y cuando su número disminuye se produce anemia. Los síntomas más comunes de las anemias son la fatiga, el frio y el ahogo.

Los glóbulos blancos son los encargados de luchar contra las infecciones y cuando su número disminuye se produce leucopenia y aumenta la probabilidad de sufrir una infección.

Las plaquetas son importantes para la cicatrización y por ello su disminución puede provocar sangrados nasales y de las encías, así como hematomas.
Es importante saber que entre el 7º y el 14º día después del inicio del tratamiento puede disminuir el número de estas células en el organismo.

          Lavese las manos antes y después de cada comida.
          Evite rascarse.
          Utilice preferentemente maquinilla para afeitarse.
          Evite realizar actividades que puedan comportar riesgo de lesión.
          Si realiza actividades de jardinería utilice guantes.
          No coma alimentos de higiene dudosa ni crudos
          Evite el contacto con personas que tengan enfermedades contagiosas.
          Evite tomar aspirina sin prescripción médica
          Evite el coito anal.
          Evite las inyecciones intramusculares.

Diarreas y estreñimiento
Algunos fármacos pueden afectar a las células intestinales y consecuentemente pueden causar diarreas. Si hace más de tres deposiciones de consistencia fluida o liquida al día, llame al hospital.

Evite la leche y sus derivados, así como los alimentos grasos. Evite el café y las bebidas alcohólicas, beba como minimo tres litros de líquido al dia ya sea agua o zumos, siga una dieta astringente con patatas, arroz, zanahoria, carnes y pescados no grasos a la plancha. Si las diarreas persisten póngase en contacto con su médico.

Si por el contrario lo que sufre es estreñimiento, consuma una dieta rica en residuos y fibras, frutas, verduras, cereales integrales y aumente la ingestión de agua, realice ejercicios de forma moderada y regular, como por ejemplo paseos diarios. Si el estreñimiento persiste consulte a su médico.

Fatiga
Es un estado de cansancio general y uno de los efectos secundarios más comunes durante el tratamiento de la quimioterapia, para paliarlo en lo posible, duerma como minimo ocho horas al dia, establezca prioridades, intente combinar las actividades que requieran más energía con las más descansadas, alternado durante el día varios periodos de descanso.

Exposición al sol Piel y Uñas
Algunos medicamentos pueden aumentar los efectos nocivos del sol sobre la piel (aparición de manchas, quemaduras…). Esto no es demasiado frecuente, por lo que si su medico no le indica lo contrario puede exponerse al sol utilizando las medidas de protección habituales, evite la exposición al sol durante las horas del mediodía y aplíquese protectores solares con factor de protección total, y utilice también un protector labial. 

También es posible que su piel se reseque durante el tratamiento. Para ello utilice diariamente cremas hidratantes, jabón de avena, y procure no utilizar productos con base de alcohol como lociones o colonias.
Las uñas pueden volverse más quebradizas y crecer más lentamente, por lo que es preferible que las tenga cortas.

Función reproductora y sexualidad
Algunos medicamentos pueden afectar a las células germinales (espermatozoides y óvulos) , lo que puede alterar de forma transitoria o definitiva la capacidad de concebir. Pero no se preocupe, porque si es éste su caso y está en edad fértil su médico le explicará las alternativas que tiene a su alcance.

En cambio, la quimioterapia no produce alteraciones en la capacidad sexual, aunque es posible que su deseo sexual disminuya por la situación de estrés y fatiga por la que está pasando.
En algunas ocasiones la quimioterapia también puede afectar a la función del ovario y producir irregularidades menstruales, retrasos o la desaparición total de las menstruaciones (amenorrea), que pueden ser transitorias o definitivas.

Es importante que sepa que, a pesar de estas irreguralidades, es posible quedarse embarazada duranrte el tratamiento con quimioterapia. La exposición del feto a medicamentos citostáticos durante las primeras semanas de la gestación puede provocar malformaciones congénitas. Le recomendamos que durante el tratamiento utilice medidas anticonceptivas. Solicite información a su medico